Irán ignora las exigencias de la comunidad internacional y ha intensificado su programa de enriquecimiento de uranio, indica el informe más reciente del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), enviado este miércoles al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El informe, al que tuvo acceso Efe en Viena, señala que la agencia nuclear de la ONU sigue siendo "incapaz de avanzar en sus esfuerzos de verificar ciertos aspectos sobre el alcance y la naturaleza" del programa nuclear iraní.

Sigue el enriquecimiento de uranio

El documento, firmado por el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, agrega que debido a la falta de información entregada por las autoridades iraníes en el último año, el trabajo de los inspectores de Naciones Unidas se está "deteriorando".

Irán no ha suspendido sus actividades relacionadas con el enriquecimiento

En una resolución adoptada el pasado 24 de marzo, el órgano máximo de la ONU insta a Irán a suspender todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio en un período de 60 días, un plazo que vencía este miércoles.

"Irán no ha suspendido sus actividades relacionadas con el enriquecimiento", destaca El Baradei en el informe de cuatro páginas, distribuido en Viena, donde se encuentra la sede del OIEA.

Agrega que Teherán sigue con sus actividades en la planta piloto de enriquecimiento y con la construcción de la planta subterránea de enriquecimiento, ambas en Natanz, en el centro del país.

1.600 centrifugadoras

Además, los inspectores han detectado que los técnicos iraníes han empezado con la introducción de uranio en gas (UF6) en las cascadas de centrifugadoras, de las cuales ya funcionan más de 1.600.

 

Las más de 1.600 centrifugadoras serían suficientes para producir uranio para una bomba atómica

Según los expertos, con esa cantidad de centrifugadoras Irán ya estaría teóricamente en condiciones para producir suficiente uranio enriquecido para construir una bomba atómica.

El uranio enriquecido, materia prima para el combustible nuclear, se encuentra en el centro del contencioso nuclear con Irán, debido a su posible doble uso, civil y militar, dependiendo de su pureza.

Según el informe de los inspectores, Irán ha enriquecido uranio hasta el 4,8 por ciento, lo que el OIEA sigue verificando, pero para construir una bomba se requiere un grado de pureza superior al 80 por ciento.

El documento de El Baradei será la base para las próximas deliberaciones en el seno del Consejo de Seguridad, cuyos 15 países miembros podrían decidir incrementar ahora el régimen de sanciones contra Teherán.