Can Vies
Los Mossos d'Esquadra disuelven la manifestación en la Rambla del Raval, en Barcelona, durante los incidentes registrados tras la manifestación en protesta por el desalojo del centro social Can Vies. EFE

El 'casteller' absuelto por los altercados de Can Vies ha presentado este martes en los juzgados de guardia de Barcelona una querella por falso testimonio y falsificación documental contra los dos agentes de la Guardia Urbana que lo detuvieron el 28 de mayo de 2014.

Sergi Rubia se enfrentaba a casi cinco años de cárcel acusado de quemar contenedores entre las calles de Sants y Tenor Massini durante las manifestaciones posteriores al desalojo de la centro okupado, pero el Juzgado Penal 28 de Barcelona lo absolvió al "no resultar acreditado" que participase en los hechos ya que el juez dio credibilidad a un vecino que testificó que estaba con él en ese momento.

Su abogada, Nahxeli Beas, ha explicado a los medios que presentan la querella por falso testimonio y falsificación de documento "porque el atestado fue la única prueba en la que se basó el juez de instrucción para decretar la prisión provisional de Sergi, que estuvo 22 días en Brians".

Sergi estuvo 22 días en la prisión de Can BriansPrincipio de veracidad

"La importancia de presentar esta querella es demostrar que el principio de veracidad de la declaración policial es arriesgado, como hemos visto en otros casos como el del 4F. Esta presunción de veracidad es peligrosa porque la policía no siempre dice la verdad o se equivoca", ha argumentado.

Ha lamentado que su cliente pasara estos días en prisión "solo por una declaración policial que se demostró que no era cierta, ya que se demostró que Sergi en el momento de los hechos estaba hablando con un vecino que declaró en el juicio".

Dos años de prisión

Si la querella se admite -ha puntualizado la letrada-, implicaría una petición de dos años de prisión por falso testimonio y una inhabilitación de hasta cinco años.

También han reclamado una indemnización administrativa por prisión provisional indebida ante el Ministerio de Justicia, aunque considera "muy difícil" que se les acepte porque hay que probar, además de que no es autor de los hechos, que éstos no ocurrieron, ha indicado Beas.

La madre de Rubia, Magda Olivés, que ha presentado la querella a los medios junto a la abogada, ha valorado que desde el juicio su hijo "ha estado muy indignado porque la presunción de inocencia no existe"."Tuvo la inmensa suerte de que los testigos que estuvieron hablando con él antes de la detención vinieron a declarar. Pero si llega a ser la palabra de un policía contra Sergi, le hubiera pasado como a otros acusados", ha lamentado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.