El hombre acusado de intentar matar a su exmujer en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real), A.S.R., ha reconocido los hechos y ha aceptado una pena de cinco años de cárcel.

Según han informado fuentes jurídicas a los medios, a esta pena, habrá que sumar nueve meses y un día por un quebrantamiento de condena, al romper el alejamiento de la mujer que tenía ordenado por unas amenazas que le había proferido en una ocasión anterior.

El fiscal pedía 10 años de cárcel, 9 por un delito de homicidio en grado de tentativa y uno por quebrantamiento de condena, y la pena ha quedado reducida a la mitad al aplicársele la atenuante de arrepentimiento.

El juicio estaba previsto que se celebrara este martes y miércoles en la Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real, aunque no ha llegado a desarrollarse tras el acuerdo alcanzado entre las partes.

Los hechos ocurrieron sobre las 14.45 horas del día 3 de septiembre de 2013, cuando la mujer se dirigía al trabajo y el hombre salió de detrás de un vehículo con una navaja de 8 centímetros con la que le amenazó y se le echó encima.

La mujer, J.S.S., en ese momento, intentó huir y activó el GPS de localización que llevan las víctimas de la violencia doméstica, mientras que el hombre le dijo que no se riera de él, clavándole la navaja hasta la empuñadura en un costado.

A continuación, el hombre abandonó el lugar, mientras los vecinos atendían a la mujer, que tardó en curar de sus heridas 32 días.