Acció Ecologista Agró ha denunciado este martes el "escandaloso abandono" del marjal de Rafalell i Vistabella, que afecta a varios términos municipales del l'Horta Nord de Valencia, tras el "enésimo incendio" que sufre este humedal protegido por el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana y que este martes quedó extinguido tras obligar a cortar la V-21.

Según ha informado la organización ecologista en un comunicado, "se trata del tercer fuego que sufre este humedal en los últimos cinco años". En esta ocasión, las llamas ha calcinado 12 hectáreas, prácticamente la totalidad del marjal, "hábitat de especies amenazadas tanto de fauna como de flora".

El colectivo comarcal de AE-Agró ha lamentado el "abandono" que sufre esta zona húmeda por parte de las administraciones implicadas en su gestión: la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio ambiente, el Ayuntamiento de Valencia y el de Massamagrell y ha exigido una investigación para determinar las causas del fuego.

Para la entidad, es "esencial averiguar si existe o no algún tipo de actuación deliberada detrás, puesto que ponen en peligro tanto la conservación de los valores naturales de este marjal como la seguridad de las propias personas", como por ejemplo, en el caso del incendio de este pasado lunes, los conductores que circulaban por la V-21 o los vecinos de las urbanizaciones de la playa de la Pobla de Farnals que se vieron afectados por el fuego el año pasado y donde, además, dos gasolineras se han visto amenazadas por las llamas.

"grave riesgo"

"A pesar de esta situación de grave riesgo para la seguridad de la ciudadanía, las administraciones responsables de la gestión del marjal no han tomado ninguna medida para minimizar el peligro de incendio", han lamentado ya que "no existe ningún tipo de actuación" en la zona para protegerla y su periferia "se encuentra salpicada de vertederos ilegales, especialmente en campos de cultivo abandonados".

El colectivo ecologista ve "imprescindible" la implicación de las administración en la gestión y conservación del marjal y llegar a un "consenso" con los propietarios privados de la zona, sin causar daños a la fauna y la flora protegida. A su juicio, "se puede controlar y diversificar la vegetación y ampliar las zonas inundadas de este humedal, formando lagunas que actuarían como una especie de cortafuegos acuáticos".

"Con medidas como éstas es minimizarían los impactos de nuevos incendios y sus riesgos asociados y, además, se favorecería la conservación de las especies autóctonas protegidas que tienen en esta zona húmeda su hábitat natural", explica.

Consulta aquí más noticias de Valencia.