Un juez federal de Texas anunció este martes la suspensión temporal de las medidas ejecutivas migratorias anunciadas en noviembre pasado por el presidente de EE UU, Barack Obama, con las que se pretende regularizar a más de cinco millones de indocumentados.

El magistrado que instruye la causa por la demanda presentada por 26 estados contra las medidas ejecutivas de Obama, Andrew Scott Hanen, decidió que el presidente suspenda "temporalmente" la implementación de su decreto, según el fallo.

El decreto iba a permitir a miles de indocumentados obtener un permiso de trabajo temporalLa decisión, con fecha del 16 de febrero, se anuncia en vísperas del comienzo,  el próximo miércoles, del plazo de inscripción por el que miles de jóvenes indocumentados podían acogerse al alivio migratorio de la Acción Diferida (DACA), que posterga tres años su deportación y les permite obtener un permiso de trabajo temporal.

Además de la ampliación del DACA, un plan ideado en 2012 y con el que se ha evitado la deportación de más de medio millón de jóvenes a los que se conoce como "soñadores", las acciones ejecutivas incluyen también un nuevo programa para conceder permisos de trabajo a los padres de ciudadanos estadounidenses o hijos con estatus permanente.

Este plan estaba previsto que comenzase en los próximos meses.

En su fallo, el juez asegura que "al haber hallado que al menos un demandante satisface todos los elementos necesarios para mantener la demanda", concede "un mandato judicial temporal" para suspender la aplicación de las medidas hasta que haya "una resolución final de los méritos de esta causa o una orden ulterior de este tribunal".

El Gobierno anuncia su recurso

Tal y como estaba previsto, el Departamento de Justicia de EEUU recurrirá la decisión del juez, ha anunciado la Casa Blanca.

Tanto el Departamento de Justicia como juristas y expertos en inmigración "han determinado que las acciones del presidente están dentro de su autoridad legal", subraya en un comunicado emitido de madrugada el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Además, tanto la Corte Suprema como el Congreso "han dejado claro que el Gobierno federal puede establecer prioridades en la aplicación de nuestras leyes de inmigración, que es exactamente lo que el presidente hizo", añade la nota del portavoz de Obama.

A juicio de Earnest, las medidas anunciadas por Obama son congruentes con leyes aprobadas por el Congreso y con decisiones de la Corte Suprema, así como "con cinco décadas de precedentes de presidentes de ambos partidos que han usado su autoridad para establecer prioridades en la aplicación de las leyes de inmigración".