El menor que agredió el pasado mes de noviembre a una ordenanza del instituto José Manuel Blecua, a quien rompió tres huesos de la cara, podría pasar 12 meses de internamiento en régimen semiabierto. Es la pena que pide el fiscal en el juicio, que terminó ayer. El abogado pedía seis meses por un delito de simples lesiones.