Las entidades de depósito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas) obtuvieron el año pasado un beneficio neto de 25.717 millones de euros, lo que, además de un récord histórico, supone un 33,6% más que el ejercicio anterior. Según el Informe de estabilidad financiera del Banco de España, el crecimiento estuvo impulsado por el negocio de los créditos y la venta de participaciones industriales. El informe también indica que las comisiones bancarias crecieron «moderadamente» un 13,3%, hasta situarse en 20.023 millones de euros, con una ralentización especial en los servicios de cobros y pagos.