Un 65% de los españoles pretende tomarse unos días de asueto entre julio y septiembre, lo que significa un aumento de 14 puntos porcentuales respecto a 2006.En cuanto a los europeos, un 66%  tiene previsto salir de vacaciones este verano, lo que supone un aumento de seis puntos porcentuales respecto al año pasado.