El presidente de EE UU, Barack Obama, ha afirmado que si "fracasa" la diplomacia para resolver el conflicto de Ucrania, evaluará "todas las opciones" disponibles, entre ellas la entrega de armamento al Gobierno de Kiev, aunque añadió que todavía no ha tomado una decisión al respecto.

Obama dijo que habló sobre esta cuestión con la canciller alemana, Angela Merkel, con quien compareció en una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, y que mantendrá consultas con otros países aliados antes de tomar una decisión.

Al insistir en que la decisión no está tomada y sin fijar un plazo para ello, Obama declaró que su equipo estudia medidas "adicionales" para "ayudar a Ucrania a reforzar sus defensas frente a la agresión separatista".
 
El presidente de EE UU afirmó, eso sí, que su país prosigue la búsqueda de una solución "diplomática" al conflicto de Ucrania, en medio de crecientes presiones para que Washington entregue armas al Gobierno de Kiev.

Obama acusa a Rusia de enviar "más tanques" en apoyo de los separatistas Obama subrayó que los rebeldes prorrusos de Ucrania "han violado todos los compromisos" establecidos el año pasado para resolver el conflicto y acusó a Rusia de enviar "más tanques" en apoyo de los separatistas. Rusia "ha pagado un precio muy significativo por sus acciones, primero en Crimea y ahora en el este de Ucrania", recalcó Obama. "Y una de las cosas por las que estoy muy alentado es por el grado en que hemos sido capaces de mantener la unidad entre Estados Unidos y Europa en este tema", añadió.

Mientras, Merkel dijo que no apoya una solución militar al conflicto de Ucrania, pero su alianza con Estados Unidos se mantendrá "sólida" incluso si el Gobierno estadounidense decide entregar armamento a Kiev. "No veo una solución militar a este conflicto", dijo Merkel.

Merkel recordó que Obama "no ha tomado una decisión" aún sobre si proporcionar o no armas al Ejecutivo ucraniano, y "lo importante", en este momento, es que sus respectivos Gobiernos están "muy unidos en su idea de un esfuerzo diplomático renovado" como el que ella impulsa junto al presidente francés, François Hollande. "Pero se decida lo que se decida (en Washington), la alianza entre Europa y Estados Unidos seguirá siendo sólida, incluso si no estamos siempre de acuerdo", subrayó la canciller alemana. Según Merkel, la alianza transatlántica "ha sobrevivido al paso del tiempo" y hoy es "indispensable".