La Audiencia de Málaga ha confirmado la sentencia que condenó a dos hombres que fueron sorprendidos por agentes de la Policía Nacional cuando echaban al buzón cartas dirigidas a personas de Reino Unido en las que comunicaban falsos premios de lotería. Así, se ratifica la pena de 11 meses de cárcel impuesta a cada uno por un delito de estafa en grado de tentativa.

Los hechos sucedieron en noviembre de 2011. Según se declaró probado por el Juzgado de lo Penal número 7 de Málaga, y consta en la sentencia de la Audiencia a la que ha tenido acceso Europa Press, ambos hombres, de nacionalidad nigeriana, se pusieron de acuerdo, y mientras uno se quedó en el coche vigilando, el otro fue hasta un buzón público.

La intención era echar cartas que iban dirigidas a diferentes destinatarios de Reino Unido, lo que no consiguieron porque fueron sorprendidos por los agentes. Según la resolución, los acusados pretendían con esas misivas "reclamar a los destinatarios un porcentaje de un falso premio como anticipo por tributos o gastos de gestión".

Las cartas contenían documentos "mendaces, que fueron elaborados bien por los acusados bien por terceros con los que se habían concertado". En esos escritos se comunicaba a los destinatarios que habían resultado agraciados con un premio de lotería de 715.800 euros, para lo cual "deberían abonar con carácter previo un 10 por ciento que luego les sería reintegrado".

También se incluía un formulario que tenía que rellenar el interesado, en el que se solicitaban los datos bancarios y otros de carácter personal. En el momento de la detención, se intervino a los acusados 46 cartas cerradas y selladas, además de 132 sellos, un lápiz de memoria, cinco teléfonos móviles y 1.257 euros, según la sentencia.

Por estos hechos, el juzgado los condenó por un delito de estafa en grado de tentativa y les absolvió del delito de falsedad del que fueron acusados. Contra la sentencia, las defensas de los dos acusados presentaron recursos, alegando error en la valoración de la prueba, aunque el Tribunal de apelación ha rechazado los argumentos esgrimidos.

Así, la Sala señala que la estafa planeada "fue abortada por los agentes de la autoridad que sorprendieron a los acusados", apuntando que "se trataba de una defraudación en toda regla, conocida popularmente como 'lotería nigeriana'". Asimismo, se indica que los procesados "habían dado unos pasos relevantes en la ejecución del delito" y fue la intervención de la Policía lo que lo evitó.

El Tribunal no aprecia error en la prueba y no estima el argumento autoexculpatorio de los acusados de que no sabían lo que había en lo sobres, apuntando que en uno de los impresos constaba un número de teléfono que coincidía con el de uno de los procesados. Por todo esto, desestima los recursos y confirma la sentencia dictada por el juzgado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.