El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que el compromiso del Gobierno del PP para que las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) finalicen en 2019, requiere, "sin más demora, de un calendario de licitaciones exigente". Además, espera que el Gobierno "cumpla a rajatabla" y no sea un mero anuncio "en un año multielectoral". "Es una promesa de difícil cumplimiento", ha advertido.

En una entrevista concedida a Europa Press, Erkoreka ha afirmado que él ha estado en la gestión del proyecto del TAV desde el principio y ha recordado que la fecha de término de las obras "ha ido retrasándose sistemáticamente".

"No es la primera vez que se fija una fecha para que las obras estén concluidas", ha señalado, para recordar que, con anterioridad, se habló incluso de los años 2012 ó 2013 como fecha para que la Y vasca podría estar plenamente operativa.

Por ello, cree que el hecho de que "ahora salga el Ministerio en un año multielectoral, como es el 2015, con una promesa de difícil cumplimiento porque, cumplir escrupulosamente ese compromiso significaría que el Gobierno debería asumir, inmediatamente ya, sin más demora, un calendario de licitaciones muy riguroso y exigente".

"Saludamos, en principio, el compromiso. No lo vamos a rechazar, pero, al mismo tiempo, lo tomamos sólo a beneficio de inventario, porque no va a ser fácil que un Gobierno que hasta la fecha ha sido remolón, que sólo ha actuado a impulsos del Gobierno vasco y del Grupo parlamentario vasco en Cortes Generales, en un año multielectoral haga un anuncio tan ajustado en términos de posible cumplimiento desde el punto de vista de los plazos y lo vaya a cumplir a rajatabla", ha dicho.

No obstante, ha manifestado que no va a descartar, "desde el principio, la posibilidad de que eso se pueda cumplir", por lo que concede "el beneficio de la duda" a la ministra de Fomento, Ana Pastor, pese a que haga este anuncio "en un año multielectoral".

"Vamos a ver si en los próximos meses, efectivamente, convierten en actuaciones concretas este compromiso y si las licitaciones inmediatas que deben hacerse públicas se cumplen con acuerdo al calendario muy urgente al que deben ajustarse para que su promesa pueda verse cumplida", ha indicado.

"dificultades objetivas"

Josu Erkoreka se ha remitido, además, "a todas las salvedades y dudas" que ha expresado públicamente la consejera de Medio Ambiente y Política Territorial, Ana Oregi, "que ha llamado la atención sobre las dificultades objetivas que existen para que pueda darse credibilidad al compromiso de la ministra".

"Sin rechazar de plano su compromiso y su promesa, hay que poner sobre la mesa las dudas que plantea la viabilidad de llevar a cabo ese calendario, tal como lo anunció la ministra, teniendo en cuenta que hay algunos aspectos relativos a la planificación general, como la incorporación a algunas ciudades que todavía están muy verdes. Vamos a ver si, a lo largo de 2015 y en los siguientes años, ese compromiso se puede cumplir", ha añadido.

Relaciones con rajoy

Erkoreka ha aludido a las relaciones del lehendakari, Iñigo Urkullu, con el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, para asegurar que "no hay comunicación" porque no existe respuesta del Ejecutivo de España a "los estímulos que se le han enviado".

"Todas las cuestiones que el lehendakari planteó al presidente del Gobierno en la última reunión que celebraron a finales del año pasado, se encuentran como estaban: no hay respuesta, no hay compromiso", ha dicho.

Al margen del anuncio referente a la entrada en funcionamiento del TAV, "todo está como estaba", según Erkoreka, ya que "las cuestiones relativas al Cupo y otras vinculadas a otras infraestructuras o el desarrollo industrial del país, siguen sin obtener respuesta por parte del Gobierno central".

"Son asuntos que, en la medida que el Gobierno vasco pueda ir afrontando, lo hará unilateralmente, sin el concurso del Gobierno central", ha indicado.

"con tiento y discreción"

Ante posibles nuevos anuncios que tengan a Euskadi como destinataria por parte del Ejecutivo del PP, ha dicho que, "si los anuncios son electorales, acabarían siendo engañosos para todos y frustrantes para el conjunto de la sociedad".

Por ello, ha dicho que, "si para este año el Gobierno central" tiene que hacer "algún anuncio vinculado con las cuestiones que el lehendakari planteó en periodo ajeno a la dinámica electoral, habría que sugerirle que lo hiciera con mucho tiento, discreción, y de manera que sus compromisos fueran asumibles y verosímiles".

A su juicio, "la susceptibilidad de la opinión pública y su disposición a ser suspicaz respecto a las promesas de los poderes públicos, se acentúa en los periodos electorales". "Y estamos en un periodo intensivamente electoral", ha reiterado.

"toma de decisiones"

El portavoz del Gobierno vasco ha advertido, por otra parte, de que el hecho de que el Ejecutivo Rajoy no responda "a los requerimientos del lehendakari y del Gobierno vasco", no significa que "no esté haciendo nada".

"Está tomando muchas decisiones y actuando en muchos ámbitos e, indirectamente, están condicionando no solo el autogobierno de Euskadi, sino que tienen también un efecto indirecto respecto a las posibilidades de desarrollo económico", ha criticado.

Esas actuaciones, según Erkoreka, "no responden a las necesidades" del País Vasco, "no se ajustan" a las demandas del Gobierno vasco y "están suponiendo una reducción de las posibilidades del autogobierno y una limitación de las herramientas de las que disponía Euskadi, entre otras cosas, para afrontar la crisis".

"Por eso era importante que se nos escuchara y se nos atendiera, para que las decisiones del Gobierno central se ajustaran lo mejor posible a las necesidades y aspiraciones de Euskadi", ha lamentado.

Para el portavoz del Gabinete Urkullu, el "efecto final" de la actitud de Mariano Rajoy, al no atender a "las alegaciones y consideraciones" que se le formulan desde la Comunidad Autónoma Vasca, "está suponiendo un perjuicio evidente al autogobierno y al desarrollo económico del País Vasco".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.