La Generalitat ordenó ayer el «inmediato desalojo» de varios inmuebles ocupados ilegalmente en la calle Beneficencia, junto al IVAM. Se trata de cuatro viviendas de propiedad pública situadas en el número 23 de la citada calle, en la que viven varios okupas. El anuncio lo hizo la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte a través del Diari Oficial de la Comunitat (DOCV). En él se dan cinco días a los moradores para abandonar los inmuebles. Fuentes de las Policías Local y Nacional desconocían ayer si tendrán que intervenir para llevarlo a cabo.