‘fangover’, dos por uno
Los cuatro componentes del grupo de rock Dover(Archivo).
Follow the city lights, el último disco de Dover –en el que coquetean con la electrónica–, seguro que es el preferido del dúo Fangoria.

Alaska y Nacho Canut no andan muy lejos de ese híbrido de guitarras que rugen y sonidos tecno. Sobre todo en directo, donde la presencia de los riffs gana terreno y aporta mucha fuerza a las canciones del dúo. No es de extrañar que Fangoria desate su lado más punk en vivo, ya que entre sus referencias siempre citan por igual a los Ramones que a Soft Cell. Alaska y Nacho Canut, juntos desde la época de los Pegamoides, siempre han reinvindicado a grupos punk ingleses como de finales de los setenta como UK Subs, así como estrellas del glam rock, véase Gary Glitter. A comienzos de los noventa, tras cerrar la etapa de Dinarama descubrieron la electrónica, mucho antes de que explotara como estilo y desde entonces, no ha habido vuelta atrás

Para Dover, el camino ha sido a la inversa. Adscritos a la furia venida de Seattle a mitad de la década pasada, en la línea de grupos como Nirvana o Silverchair, las guitarras han ido perdiendo protagonismo en el sonido de la banda con los años.

Tras el éxito apabullante de su segundo disco Devil came to me, que fue como su debut para el gran público, la banda de las hermanas Llanos ha ido trasformándose paso a paso. Después de cinco discos y varias giras multitudinarias, Dover han encontrado su lugar en un intersticio entre fiereza y frivolidad. Un espacio de hedonismo con punteos que las ha devuelto a lo más alto de las listas. Habrá que ver si les han dado un barniz a los éxitos de sus comienzos como Serenade o Loli Jackson.

* Estadio Enrique Puga. Hoy.  Apertura de puertas a las 20.30 horas. Entradas en taquilla: 20 euros.

La llamada de la pista

Dover ha sentido la llamada de la pista de baile. Con tal impetu que, a juzgar por las coreografías de su líder Amparo, cualquiera diría que se trata de un requerimiento casi místico. El giro temático les ha salido redondo y su cantante se merece un puesto ya en la próxima edición de Mira quien baila.