El presidente de Ciutadans (C’s), Albert Rivera, negó ayer que su partido atraviese ninguna crisis a raíz de la posible intención del secretario general de la formación, Antonio Robles, de dimitir en el próximo congreso de junio, aunque admitió «dificultades» en un inicio de campaña «duro». Rivera negó que Robles vaya a dimitir, aunque éste afrontó dos mociones de censura en dos meses y, en abril, envió una carta explicando su intención de dejar el cargo.