Las mujeres gallegas mandan en el rural español. Lo dicen los datos: una de cada cuatro propietarias de una explotación agraria vive en Galicia. Si en toda España hay 452.360 empresarias del campo, 117.613 están empadronadas en la comunidad autónoma, o lo que es lo mismo, el 26%, según datos del censo agrario incluidos en un estudio presentado ayer por el Ministerio de Agricultura.

Su titular, Elena Espinosa, destacó el peso que tiene Galicia, ya que esta comunidad autónoma, junto con Andalucía y Valencia, agrupa a más de la mitad de las empresarias agrícolas estatales, en concreto, al 57% del Estado.

En la presentación del estudio, la ministra Espinosa también puso de relieve estas cifras para hacer constar «el incremento de la participación de las mujeres en las zonas rurales».

Eso sí, no todo es bueno: la mayoría de la mujeres del campo tienen propiedades pequeñas y son de mediana y avanzada edad. «Las jóvenes tienen una visión poco positiva» del sector agrario, dijo la ministra.

Y a la cabeza en ayudas

En Galicia fue además donde se distribuyeron más ayudas el año pasado de toda España para la incorporación de nuevos agricultores, la mejora de explotaciones y la primera instalación agraria; todas ellas subvenciones del Gobierno.

En total, se beneficiaron 1.578 agricultores, el triple que en el año 2005. La Xunta, por su parte, también pretende potenciar el campo gallego con subvenciones para evitar el abandono de pueblos y aldeas.

Subvención contra el desinterés

Uno de los proyectos que pondrá en marcha el Ministerio de Agricultura de cara a la futura ley de desarrollo rural, es la de combatir el desinterés juvenil –y también el femenino– por las labores del campo. Habrá líneas de subvenciones específicas para fomentar la formación y para potenciar la cotitularidad de sexos de las explotaciones.