El día grande de la Ascensión y la celebración de numerosos actos por el Día das Letras Galegas se convirtió en un verdadero quebradero de cabeza para muchos conductores compostelanos. Los atascos superaron con creces los de una jornada laborable, con el agravante de que la avenida de Xoan Carlos I estuvo cortada al tráfico por la tarde por la carrera ciclista de las fiestas. Además, se registraron retenciones de más de una hora en los accesos a la ciudad.