Mikel H. B. ha sido condenado a 32 años de cárcel por violar y asesinar a su ex novia, Aintzane Garay, el 15 de octubre de 2005. El fallo de la Audiencia de Vizcaya le impone 18 años de prisión por el asesinato de la joven, de 26 años, y 14 más por la brutal agresión sexual. El día de los hechos, el asesino tenía 24 años.

La sentencia incluye 540.000 1 de indemnización a la familia de la víctima y le prohíbe acercarse y comunicarse con ellos en 40 años. Ahora residen en Barrika.

El tribunal considera probado que Mikel H. B. quedó con Aintzane en una gasolinera de Bakio en la noche del 14 de octubre de 2005. Seguidamente acudieron en el coche de él a una pista forestal y allí salieron. Entonces, Mikel  propinó 14 cuchilladas a Aintzane mientras la violaba repetidamente. Después, abandonó en el lugar a la joven que, tras 20 minutos de agonía, murió desangrada.

El crimen causó conmoción. Pasaron tres días hasta que el cadáver fue hallado. «La condena no es suficiente», lamentó ayer David Garay, el hermano de la víctima. La abogada de la familia pidió 47 años durante el juicio por entender que Mikel causó más dolor que el imprescindible para matar.

«Nos arrebató la vida de mi hermana de 26 años. Si fueran 47 años de cárcel, al menos él habría estado media vida en prisión», valoró el hermano de Aintzane. La familia va a presentar un recurso.

El tribunal no ha creído la declaración de inocencia de Mikel  y sí da mucha importancia a la autoinculpación relatada a la Ertzaintza tras ser arrestado en 2005.

Una joven tímida y acosada

«Ella era tímida y nunca hubiera acudido a aquel lugar con alguien que no conociera», dice el tribunal en su sentencia. La chica no mostró resistencia ante las agresiones paralizada por miedo, según el fallo. Los testigos declararon en el juicio que Aintzane consentía tácitamente el acoso de Mikel a través del móvil tras romper la relación. Antes del asesinato, el autor del crimen tomó diversas drogas, pero el tribunal niega que hubiera alteración mental.