Por cada punto que crezca la participación el próximo 27 de mayo habría 4.000 electores nuevos de los que el PP se llevaría una mínima parte. Esto les llevaría a perder la mayoría absoluta en Málaga, según vaticinó ayer Antonio Romero, parlamentario andaluz  de IU.

Bajo esta premisa, el partido se ha propuesto intensificar en los próximos días la campaña bajo el lema: «Si votamos, los echamos». En declaraciones a Europa Press, Romero explicó que cuanta más gente acuda a votar en los comicios municipales, el equipo de gobierno que salga tendrá más base de legitimidad. «La derecha tiene movilizado a su electorado al 100% y no es posible que amplíe más de lo que ya tiene. Pero si los sectores populares y progresistas de la ciudad se abstienen, pueden mantener en el gobierno a De la Torre; si acuden a votar, pueden echarlos con toda seguridad», aclaró.