La mayoría de colegios no protegen del sol a los niños
Sin una sombra en el patio del Santa Teresa.
Cuando llega el verano, las playas se llenan de bañistas deseosos de broncear sus cuerpos, aunque cada vez tomamos más precauciones ante la radiación solar. En cambio, casi nadie ha reparado en el sol de justicia que cae sobre los más pequeños en los patios de los colegios y en los parques, donde pasan gran parte del día, y sin techados o árboles que los protejan.

Ayer lo hizo el dermatólogo Eduardo Nagore, del Instituto Valenciano de Oncología (IVO). Alertó de las cada vez más numerosas «insolaciones y quemaduras» que sufren por jugar allí «en una etapa fundamental para la piel en cuanto a radiación ultravioleta», lo que en la edad adulta puede desembocar en melanomas (tumores malignos). Dice que lo ha denunciado ante las autoridades, aunque sin éxito.

Sí se ponen crema

Nagore también presentó un estudio hecho hace tres años en 13 colegios de Valencia entre 3.000 niños de 6 a 14 años, donde se refleja que la mayoría se pone crema en la playa, pero casi la mitad asegura haberse quemado alguna vez por tomar el sol.

Cada año se detectan de 500 a 700 nuevos casos de cáncer de piel en la Comunitat, la mayoría evitables con una detección precoz, aunque fatales si se detectan tarde. Otro de los factores de riesgo poco conocidos ante los melanomas es el tabaco. Fumar un paquete diario más de diez años da más papeletas, según el IVO.

Dinos... qué hace falta en los colegios

Cuéntanoslo en... e-mail nosevendevalencia@20minutos.es correo Xàtiva, 15, 8 A; 46002, Valencia o en www.20minutos.es

Más playa y menos rayos UVA

Para el doctor Nagore, lo más sano es «ponerse moreno poco a poco con el sol», y no acudir a centros de rayos UVA, sobre todo si se va mucho «para preparar el verano, como pasa ahora». Según explica, hay estudios que demuestran que estos rayos son un factor de riesgo ante un posible cáncer de piel. En cambio, si tomamos el sol sin abusos, «la piel se endurece y se protege». En cuanto a las cremas bronceadoras, matiza que no son malas, «pero sólo dan color, no tienen protección». Por otro lado, el perfil del paciente con melanoma en la Comunitat es el de una mujer de unos 57 años, aunque los casos empiezan a darse a partir de la adolescencia y llegan hasta los 80.

Sin una sombra en el patio del Santa Teresa

Los niños del colegio público Santa Teresa, en el barrio de Na Jordana, no sabían dónde meterse hace unas dos semanas, cuando el termómetro alcanzó los 43 grados allí. En su patio no hay ni una sombra, y así de agotados los dejaba el intenso sol que les caía encima.