Doce inmobiliarias de la Región consultadas por este diario coinciden en que este año el alquiler de las casas de playa nos saldrán hasta un 26% más barato que en 2006.

"Llevamos varios años cobrando muchísimo y ahora es muy difícil mantener los precios porque se nos pueden quedar vacías las casas", explicó Chelo García, de Inmobiliaria Casa, de Lo Pagán.

Sin embargo, las casas rurales suben el precio. Cobrarán 500 euros a la semana, 150 euros más que el año pasado. "Esperamos tener casi un 90% de ocupación este verano", señala Narator, empresa de alquileres rurales.

Reducción por playa

En La Manga: Te ahorras hasta 400 euros (se pasa de 1.600 a 1.200 euros en la primera quincena de agosto).

En Lo Pagán: Bajan 400 euros (pasa de 1.200 a 800 euros la quincena).

En Mazarrón: Ahorras de 100 a 200 euros al mes (pasan de 1.000 a 800 euros el mes).

En Águilas: Se mantienen los precios (entre 1.000 y 2.000 euros el mes), pero baja el precio de los pisos en una media 18.000 euros anuales.

Así opinan los ciudadanos

José Antonio Belando. Dependiente, 45 años.

"Creo que son unos precios muy altos para los sueldos de hoy día, pero como todo responde a la ley de la oferta y la demanda, hay que pagarlos. Ahora, como hay menos dinero, tienen que bajar los alquileres, pero esto no siempre será así".

Luis Guirado. Estudiante, 25 años.

"Aunque los precios de los alquileres sean más bajos, lo sigo viendo una locura. No sé quién puede pagar entre 1.500 y 2.000 euros al mes por veranear. Los precios deberían ser de unos 700 u 800 euros. Así podríamos ir todos a la playa".