El testamento de Anna Nicole Smith ha abierto una nueva batalla legal en torno a la modelo, esta vez por la herencia. El documento, que data de 2001, deja unos 710.000 dólares al hijo de la conejita, Daniel, quien murió en septiembre por una sobredosis. La heredera es pues la hija de ocho meses, cuyo padre fue identificado recientemente como Larry Birkhead, que no tiene derecho a la herencia.