Un Vigo socialista. Ése es el sueño de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y así lo dijo ayer en A Coruña y no dudó en vaticinar cambios de Gobierno similares en otras ciudades gallegas, ahora feudos del PP, como Ferrol y Ourense.