Charlie Hebdo
Una mujer sostiene la nueva publicación del semanario satírico 'Charlie Hebdo' mientras muestra sus respetos a las víctimas del ataque en París. EFE/Ian Langsdon

El semanario satírico francés Charlie Hebdo anunció este sábado que volverá a ampliar, de cinco a siete millones de ejemplares, el número editado tras los atentados yihadistas de la semana pasada en París, en los que murieron varios periodistas y dibujantes de la cabecera.

El diario, cuya tirada habitual ronda los 60.000 ejemplares, amplió inicialmente la primera tirada tras los atentados terroristas a tres, cinco y finalmente siete millones de ejemplares, que venderá de forma escalonada durante dos meses.

Además, su página web ofrece la posibilidad de suscribirse al semanario, hacer una donación o descargarse una aplicación para leer en el teléfono móvil el último número, en el que una caricatura de Mahoma —-que convirtió a la revista en objetivo terrorista— abre el nuevo ejemplar mientras sostiene un cartel en el que puede leerse el lema que ha unido al mundo en favor de la libertad de expresión: 'Yo soy Charlie'.

Kioskos españoles

La revista satírica francesa ha llegado este sábado a los kioscos madrileños, aunque de forma limitada, ya que únicamente se pondrán a la venta alrededor de 225 ejemplares.

Varios compradores han esperado desde la seis de la mañana en la puerta de una librería FNAC en Madrid para conseguir un ejemplar La librería FNAC ubicada en Callao ha dispuesto este sábado solamente de 25 ejemplares que han tenido como destinatarios a compradores que han esperado desde las seis de la mañana a que se abrieran las puertas cuatro horas más tarde.

Este viernes se han vendido en algunas zonas de España, como Barcelona, Girona o Tarragona, parte de los cerca de 900 ejemplares del semanario que se han distribuido.

Una versión en español de este número de Charlie Hebdo se publica este sábado en Internet, según anunció el miércoles el escritor y dibujante, Carles Romeu, encargado de la traducción de la publicación en francés.

La sede en París del semanario fue atacada el pasado 7 de enero por los hermanos Sarif y Chérif Kouachi, que mataron a 12 personas, incluidos su director, Stéphane Charbonnier, "Charb", y cuatro de los caricaturistas más famosos de Francia.