La Fiscalía de Málaga ha mantenido la acusación y la petición de cuatro años de cárcel para un policía local de la localidad malagueña de Marbella por un delito de falsedad en documento oficial, al considerar probado, tras la celebración del juicio, que rellenó un parte para anular una multa de tráfico "sin tener el consentimiento" del agente que la puso y realizó la firma.

La vista oral ha tenido lugar este lunes en la Sección Primera de la Audiencia. El fiscal solicita, además de los cuatro años de cárcel, inhabilitación por seis años y multa de 5.400 euros, según han informado fuentes judiciales. La defensa pide la absolución y alternativamente considera que el delito se cometió por imprudencia, al no comprobar la firma, pero habría prescrito; apuntando también a que existen dilaciones indebidas.

Los hechos sucedieron en enero de 2009. El acusado ha admitido que escribió el contenido del parte instando a que se archivara la multa, después de que un conocido le dijera que habían multado a su mujer por estacionar sobre la acera cuando iba al hospital. No obstante, ha negado que firmara el documento y ha incidido en que fue a hablar con el compañero que interpuso la multa.

En este sentido, ha explicado que fue a los vestuarios a hablar con el otro agente sobre lo que podía hacer su conocido, apuntando que le comentó que él mismo podía hacer el parte. Tras esto, se ausentó un momento y luego se encontró el documento firmado, por lo que pensó que había sido su compañero y lo entregó. Ha señalado que debió comprobar que realmente había sido el otro policía.

"No actué de mala fe", ha asegurado el acusado, quien ha asegurado que si hubiera sabido lo que iba a ocurrir no lo habría ni pensado. Ha precisado que con ese parte de petición de archivo no se anula directamente la multa, sino que sigue la tramitación; algo en lo que también ha incidido su defensa, quien ha considerado que no se trata de un documento oficial, sino interno.

Por su parte, el compañero ha negado que diera autorización para hacer el parte y que el procesado hablara con él de que lo iba a rellenar, asegurando que sólo le preguntó qué podía hacer su conocido ante la multa. Ha declarado que los motivos para pedir la anulación que escribió el acusado en el documento no son los que le dio la mujer cuando le puso la multa.

La vigilante de seguridad que se encarga de recoger los partes ha indicado en su declaración en la vista oral que el acusado lo rellenó en su presencia y que no recuerda si lo firmó también en ese momento, aunque en otra declaración anterior sí lo dijo. Un informe pericial concluye que no se sabe la autoría de la firma del documento.

El ministerio público sostiene que se dan los elementos de dicho delito, al considerar que solo con la redacción del documento, independientemente de que lo firmara o no, ya se falta a la verdad de los hechos; y entiende que el acusado, como el otro agente no se prestó a lo que le dijo, cogió el parte, lo rellenó y lo firmó. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Consulta aquí más noticias de Málaga.