La Empresa Municipal de Transportes de Palma ha finalizado la instalación de nueve de las once nuevas máquinas de autorrecarga de la Tarjeta Ciudadana. Los nuevos modelos, que ya están en funcionamiento, incluyen mejoras como son la posibilidad de realizar el pago con tarjeta bancaria, permitiendo cargar tanto el monedero como cualquiera de los abonos mensuales sin tener que tener el importe exacto.

Asimismo, las nuevas máquinas permitirán actualizar los perfiles de las tarjetas ciudadanas que no precisen de autorización, como es el caso de la de residente.

Según han destacado desde Cort en un comunicado, con los modelos anteriores esta actualización no era posible, y al menos cada tres años los usuarios tenían que acudir a las oficinas de la EMT, del Ayuntamiento de Palma o a los establecimientos autorizados para renovarla. El cambio además, "se hará notar en la velocidad y fiabilidad de las transacciones", ya que tanto su mecánica como el software con el que cuentan están pensados para "reducir al máximo su vulnerabilidad ante actos de vandalismo".

Las nuevas terminales automáticas se encuentran junto a las principales paradas de Avenidas, Plaza de España, Jaime III, Plaza del Mercat y Porto Pi, así como en la oficina de atención al cliente de la EMT. La terminal emplazada junto al antiguo hospital de Son Dureta y la de la calle Sindicato serán desinstaladas, y las nuevas se ubicarán en Son Espases y el Arenal, concretamente en la parada final de la línea 15, donde existe una gran demanda y solicitudes por parte de los usuarios.

Cabe recordar que, aparte de estas 11 máquinas de autorrecarga, existen 200 establecimientos en donde se puede llevar a cabo la recarga de la Tarjeta Ciudadana. Se puede encontrar la relación de los mismos en la web www.emtpalma.es, junto con su dirección y el código postal, para facilitar su localización.