El alcalde de Teruel, Manuel Blasco, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad, ante la petición de la empresa Acciona, adjudicataria de la construcción del nuevo hospital en esta ciudad, de rescindir el contrato por discrepancias ante un modificado del proyecto que contempla medidas antisísmicas.

Blasco ha asegurado que el proyecto no se ha paralizado, que continúan las negociaciones y que le consta el interés de la presidenta Luisa Fernanda Rudi en sacar el proyecto adelante. El alcalde ha insistido en que no hay intención de no llevar a cabo este proyecto, algo que "sería ilógico, sobre todo en campaña electoral".

Ha justificado lo ocurrido como un obstáculo en la negociación, con la que la presidenta del Ejecutivo aragonés, Luisa Fernanda Rudi, "quiere defender los intereses de los turolenses, pero también los recursos económicos de Aragón".

No obstante, sí que ha expresado preocupación por el retraso que pueda conllevar. Blasco ha pedido celeridad a Rudi, tanto si tiene que mantener el acuerdo con la empresa como si tiene que sacar un nuevo concurso. Si se llegara a este último caso, el alcalde ha apuntado que espera que se haga con urgencia, bien a través de Suelo y Vivienda o directamente desde el Gobierno de Aragón, "porque está claro que desde 2012 ya suma demasiada demora".

El alcalde ha contestado a las críticas, recordando al PSOE que "sólo para decidir la ubicación, el gobierno socialista tardó cinco años". En cuanto a los informes sobre riesgos sísmicos y cuyas modificaciones han podido ser la causa de un incremento en el precio del proyecto, lo que habría ocasionado este desacuerdo, Blasco ha estimado que se ha actuado con honestidad y responsabilidad al decir que "nadie se haría una casa sabiendo con sus cimiento pueden venirse abajo. Teníamos que asegurarnos".

Blasco ha confirmado que habla con la presidenta Luisa Fernanda Rudi constantemente de este asunto y que confía en su palabra porque "nunca ha faltado en un compromiso".

Ha insistido en que el contrato se puede salvar todavía pero que, de no ser así, el Consistorio no tendría que devolver el dinero de la licencia de obras y el impuesto, cantidad que asciende a 1,2 millones de euros, "porque el Ayuntamiento hizo su trabajo y lo cobró". También ha apuntado que sólo en el caso de que el hospital no se construyera nunca, tendría que devolver el pago, "pero eso no va a pasar".

El alcalde ha resaltado que, mientras esta situación se resuelve, el hospital actual, "en opinión del Colegio de Médicos" no presenta carencias, sobre todo, después de las últimas mejoras.

Consulta aquí más noticias de Teruel.