Salamanca recuerda a Santa Teresa, uno de sus vecinos ilustres de hace cinco siglos

La ciudad de Salamanca ha iniciado ya la celebración del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, una religiosa que nació en Ávila y que murió en Alba de Tormes pero que protagonizó muchas de sus vivencias en la capital.
Religiosa en la Casa de Santa Teresa de Salamanca
Religiosa en la Casa de Santa Teresa de Salamanca
TURISMO DE SALAMANCA

La ciudad de Salamanca ha iniciado ya la celebración del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, una religiosa que nació en Ávila y que murió en Alba de Tormes pero que protagonizó muchas de sus vivencias en la capital.

Entre las iniciativas ya celebradas en los últimos meses Salamanca ha llevado a cabo una nueva edición de 'Las Llaves de la Ciudad', una actividad municipal en la que ha tenido especial protagonismo la Casa de Santa Teresa.

Gracias a su incorporación en este programa municipal, salmantinos y visitantes han podido conocer, en los últimos meses de 2014 y de manos de expertos, los entresijos de este espacio de recogida espiritual donde Santa Teresa vivió y fundó su séptimo convento, allá por 1570, y donde, por ejemplo, escribió los famosos versos de 'Vivo sin vivir en mí'.

También, la ciudad ha acogido otros eventos centrados en la santa como presentaciones de libros, conferencias, congresos internacionales y otras propuestas que se incrementarán durante los próximos meses.

De esta forma, Salamanca recuerda a una religiosa que tuvo especial relación con los jesuitas de la ciudad, quienes le animaron a visitar la urbe, o con los dominicos, a cuyo convento en la ciudad acudía para confesarse.

En sus tiempos, Santa Teresa de Jesús conoció la Salamanca del siglo XVI, una localidad que hoy la recuerda también con otros espacios dedicados a ella como una de las capillas de la Catedral Nueva, que lleva su nombre, o un medallón en la Plaza Mayor, también con la imagen de la religiosa.

Salamanca y santa teresa

"No se puede entender a Santa Teresa si uno no se detiene en Salamanca, por la calidad de las experiencias místicas que Teresa vivió en esta casa (en referencia al convento que fundó en la ciudad, el séptimo en su trayectoria), también por la ayuda que recibió de los catedráticos de la universidad salmantina, entonces religiosos, hombre letrados pero también espirituales", ya afirmó el vicario general de la orden de los Carmelitas Descalzos, Emilio Martínez, durante la presentación del programa 'Las Llaves de la Ciudad'.

Además, a tan solo 19 kilómetros de la capital se encuentra Alba de Tormes, villa ducal en la que vivió y murió. Esto último, su fallecimiento, llegó el 14 de octubre de 1582, cuando pereció después de un viaje desde Burgos, ya enferma, para asistir a la elección de priora y, a petición de la duquesa de Alba, para estar en el nacimiento de su nieto, como recuerda el historiador Eugenio García Zarza en la reciente publicación 'Salamanca. Revista de Estudios'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento