Cómo iluminar el hogar: factores a tener en cuenta para acertar

  • Se trata de crear ambientes, generar confort y aportar carácter a la decoración.
  • Hay planificar la iluminación según las necesidades y hacerlo de manera global.
  • Interesa combinar los tonos cálidos o fríos según el uso en cada momento.
  • Conviene estudiar la distribución de la vivienda y del mobiliario para combinar los tres tipos de iluminación: general, de ambiente o específica.
Unas lámparas de araña siempre dan un toque de distinción a un salón, sin que parezca muy 'rococó'. Estas en concreto formaban parte del la exposición 'Euroluce' del Salón Internacional del Mueble de Milán.
Unas lámparas de araña siempre dan un toque de distinción a un salón, sin que parezca muy 'rococó'. Estas en concreto formaban parte del la exposición 'Euroluce' del Salón Internacional del Mueble de Milán.
S.R.

Una correcta y específica iluminación para cada una de las estancias de nuestra vivienda puede hacer que éste luzca como nuevo. Para lograrlo, deberemos tener en cuenta las acciones que realizamos en cada una de ellas y su tamaño. Y es que aportar luz a una casa significa mucho más que colocar lámparas para evitar lugares de sombra y tener una visibilidad suficiente.

Se trata de crear ambientes, generar confort y aportar carácter a la decoración. Además de eficiencia energética, hay que planificar el sistema de iluminación según nuestros gustos y necesidades, y hacerlo de manera global. En Anida se hacen eco de los consejos que dan los expertos de Arquitectos Madrid 2.0 sobre tono, intensidad y tipos de iluminación.

Tonos e intensidad

Estas dos características se relacionan con el uso que vayamos a dar a cada estancia. En muchos casos se combinan los tonos según el uso en cada momento. Se pueden resaltar dos ideas generales en cuanto a los tonos de la luz:

  • Los cálidos, en la franja de los rojos y amarillos, proporcionan una sensación relajante, de intimidad y confort, y se relacionan con una baja intensidad lumínica. Adecuada para dormitorios y salas de estar.
  • Los fríos, dentro de la franja de los blancos y azules, son estimulantes, por tanto, convenientes para espacios donde se desarrollan actividades. Han de ir asociados a una mayor cantidad de luz. Habituales en cocinas o despachos.

Tipos de iluminación

El objetivo es lograr un equilibrio y que se eviten contrastes excesivos, y para ello hay que estudiar la distribución de la vivienda y del mobiliario para combinar los tipos de iluminación. Son estos tres:

A grandes rasgos, podríamos diferenciar estos tipos:

  • General o funcional: más potente y fría. El objetivo es lograr una visibilidad global y homogénea. Se consigue con varios puntos de luz en el techo y en las paredes. Una sola lámpara siempre es insuficiente porque o es muy potente y provoca deslumbramiento, o no logra la suficiente intensidad y crea áreas de penumbra. Son aconsejables los reguladores de intensidad.
  • De ambiente: más tenue, cálida y difusa. Su propósito es crear zonas diferenciadas dentro de cada estancia. Se logran con puntos de luz bajos como lámparas de mesa y de pie.
  • Específica: más directa. Se utilizan focos para obtener una visibilidad total en zonas concretas como podría ser un escritorio, una mesa de comedor o un sillón de lectura.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento