El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta cerrará este año con 572 extranjeros acogidos en sus instalaciones, un 10% por encima de su capacidad máxima operativa, fijada tras su última ampliación en 520 plazas, según los datos facilitados este martes a Europa Press por la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma.

Tres de cada cuatro acogidos, un total de 434, son foráneos de origen subsahariano. Otros 108 son oriundos de Argelina y 30 tienen otras nacionalidades. Actualmente solamente quedan en el CETI ceutí una docena de inmigrantes de origen sirio, ninguno de ellos menor de edad.

A lo largo de todo 2014 la ciudad autónoma ha registrado la entrada irregular de 1.653 inmigrantes, 927 procedentes del África subsahariana (sobre todo de Guinea Conakry), 445 de Argelina y 281 de otros países, fundamentalmente Siria.

Durante el mismo periodo han abandonado Ceuta un total de 1.636 extranjeros que habían accedido a territorio español de forma irregular a través de la localidad norteafricana. De ellos, 918 subsaharianos, 401 argelinos y 307 de otras nacionalidades.

Las entradas a través de la vía marítima, fundamentalmente a las playas ubicadas en la bahía sur de la ciudad autónoma, y, sobre todo, por la frontera del Tarajal, en dobles fondos practicados en vehículos o con pasaportes falsos, han sido las vías más utilizadas para superar el perímetro fronterizo ceutí en 2014, año durante el que se registraron varios intentos de salto en grupo sobre el doble vallado local.

El 6 de febrero 15 inmigrantes subsaharianos perdieron la vida junto al espigón fronterizo del Tarajal mientras la Guardia Civil, la Marina Real, la Gendarmería y las Fuerzas Auxiliares del país vecino intentaban evitar que lo bordeasen para entrar en territorio español.

Las intentonas de hasta un millar de indocumentados se repitieron durante las semanas posteriores hasta que, el 4 de marzo, se produjo la última, con la participación de 1.200 migrantes, ninguno de los cuales logró entrar en la ciudad. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, visitó Ceuta al día siguiente y prometió más recursos humanos y materiales para proteger el perímetro fronterizo, en cuyos extremos todavía no se ha iniciado la ampliación de sus espigones, considerados dos de los puntos débiles más evidentes del vallado.

Consulta aquí más noticias de Ceuta.