El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) registró unas pérdidas de 1.438 millones de euros en los nueve primeros meses del año, fundamentalmente por el deterioro y resultado por enajenaciones de instrumentos financieros, según ha publicado el organismo en su página web.

En concreto, este deterioro por enajenaciones se elevó a 1.073 millones hasta septiembre, después de las ventas de Novagalicia Banco (NCG) —ahora denominado Abanca— y Catalunya Banc.

En diciembre de 2013 el FROB acordó la adjudicación a Banesco del 88,33% de las acciones de NCG Banco por 1.000 millones de euros, una operación que se formalizó en junio de este año. El pasado mes de julio BBVA presentó ante el fondo la mejor oferta para hacerse con Catalunya Banc, entidad que adquirió por 1.187 millones de euros.

Además, este resultado del FROB se explica por los gastos financieros (294 millones) y las dotaciones a la provisiones (241 millones). Los gastos de personal del fondo alcanzaron los 2,9 millones en los nueve primeros meses del año, otros gastos de explotación supusieron 5,8 millones.

Según publica el diario 'Expansión', si se consolidan estos 'números rojos' a cierre de 2014, el FROB acumularía cinco ejercicios consecutivos de pérdidas, con un quebranto global de unos 41.000 millones. En 2013, el organismo liderado por Antonio Carrascosa perdió 2.787 millones.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.