El presidente de Canarias, Paulino Rivero, ha afirmado este lunes que su Ejecutivo ha dejado al archipiélago "en la rampa de salida de la recuperación", pero ha advertido que la crisis "no habrá terminado" mientras haya familias con dificultades.

Durante el balance que ha ofrecido del curso político, Rivero indicó que el crecimiento económico de Canarias va a estar "con diferencia" por encima del resto de España, pues cerrará 2014 con menos desempleados y más afiliados a la Seguridad Social. "Por tanto, podemos decir que Canarias va mejor que España", recalcó.

El presidente canario reconoció que ha sido un año "difícil y complicado", con una crisis económica que ha hecho "mucho daño" a la sociedad y a la economía, pero se mostró convencido de que el año 2015 "abre las puertas de la esperanza y la ilusión, y a que las cosas mejoren".

Paulino Rivero puso de relieve que su Gobierno ha mostrado "fortaleza y estabilidad", pues ha sido "comprometido, riguroso, transparente y ejemplar", demostrando también que hay "otras formas de hacer política" que pasan por priorizar los servicios públicos y no por su desmantelamiento.

También quiso dejar claro que no va a tirar "cohetes" como el presidente Mariano Rajoy porque, si bien los datos macroeconómicos están mejorando, todavía hay "demasiadas" personas que han perdido "mucha calidad de vida".

A su juicio, hasta que no se recupere el bienestar de las familias "no podemos dar por terminada la crisis". "Las perspectivas son positivas, pero mientras haya familias que pasen dificultades, no podemos dar por cerrado este capítulo", insistió.

Por otro lado, reconoció que ésta no ha sido su peor legislatura, pues desde que entró en la política como alcalde de El Sauzal en 1971 ha habido años "muy difíciles", aunque al final la parte más satisfactoria es lograr la "felicidad" de las personas con medidas que ayudan a resolver sus problemas, añadió.

"Yo soy un permanente insatisfecho de mi trabajo, pero creo, sinceramente, que dentro de las enormes dificultades ha sido una buena legislatura porque dejamos a Canarias en la rampa de salida para relanzar la recuperación económica", insistió.

Empleo y turismo

En relación al empleo, el presidente indicó que las previsiones que se hicieron en 2007 y 2008 "se vinieron abajo" porque nadie pensaba que la crisis iba a durar tanto, y admitió que es el sector turístico el que está tirando de la economía canaria.

En este sentido, recordó que su Gobierno ha puesto en marcha medidas para hacer frente a una eventual caída del sector provocada, por ejemplo, por la devaluación de la moneda rusa, tal y como ya ocurrió en 2009 por la caída de la libra esterlina.

Paulino Rivero señaló que la estrategia del Ejecutivo canario desde entonces ha sido "diversificar mercados", una estrategia que, en su opinión, "ha dado sus frutos" con la apertura de nuevas rutas aéreas. "Por tanto, este trabajo nos permite afirmar que tenemos un colchón mayor para que no se produzca un desplome".

Reunión con felipe vi y rajoy

Paulino Rivero también ha hecho alusión a su petición de reunirse con el Rey Felipe VI y con el presidente Rajoy para tratar la autorización de las prospecciones petrolíferas en Canarias, encuentros que, dijo, "siguen pendientes".

El presidente manifestó que la actual situación "exige que nos atiendan" porque es un "momento especial" para las relaciones Canarias-Estado, ya que los intereses de las islas, dijo, están siendo "pisoteados" por el Gobierno del PP. "Creo que la situación requiere que esas reuniones se produzcan lo antes posible", reiteró.

Preguntado por la decisión del lehendakari, Iñigo Urkullu, y del president de la Generalitat, Artur Mas, de "trabajar de forma conjunta" contra la "estrategia de recentralización" del Gobierno central, Paulino Rivero afirmó que desde hace años ya viene denunciando esta actuación del Estado, tal y como han hecho otros presidentes autonómicos, incluso del Partido Popular, agregó.

En cualquier caso, incidió en que Canarias "no tiene que copiar a nadie", pero sí necesita ser "menos dependiente" a través del Estatuto de Autonomía y del respeto de sus singularidades, que son "completamente diferentes" a las de Cataluña y el País Vasco, subrayó.

En cuanto a sus enfrentamientos con el ministro de Industria, Energía y Turismo, reconoció que no existe "ningún conflicto" con él, pero sí quiso dejar claro que no puede comulgar con un ministro canario que ataca los intereses de las islas. "Eso no es normal", remarcó.