Vandalismo en el centro
Una señal municipal pintada y dañada en el centro. JORGE PARÍS

Pintadas, bancos rotos, señales deterioradas, papeleras arrancadas... Si usted es vecino de cualquiera de los 21 distritos de la capital habrá presenciado alguna de las situaciones señaladas anteriormente. Son estampas habituales en la capital, sobre todo después de que se haya producido alguna manifestación o como consecuencia del desarrollo o la finalización de algún botellón. "Este tipo de actos vandálicos se producen fundamentalmente cuando hay alguna protesta multitudinaria de carácter violento y en lugares donde se concentran muchas personas, como suele ocurrir en los botellones de los fines de semana", explican fuentes policiales municipales.

Pese a que el Ayuntamiento de Madrid no ofrece datos oficiales sobre los daños causados al mobiliario urbano por actos vandálicos es llamativo el aumento este año de la partida destinada a equipamiento urbano. Según figura en los presupuestos municipales, en 2014 el Consistorio tenía previsto destinar 73.228.592 euros a reparar o sustituir elementos relacionados con el mobiliario urbano, un 31% más que en 2013 (55. 734. 060).

Hemos visto desde bancos pintados o papeleras destrozadas hasta quema de contenedores Los que más sufren las consecuencias de estos actos incívicos son, como siempre, los vecinos de Madrid. "El deterioro del mobiliario urbano es alarmante en esta zona de la periferia. Hemos visto desde bancos pintados o papeleras destrozadas hasta quema de contenedores", asegura Jorge Nacarino, presidente de la Asociación de Vecinos de Puente de Vallecas, que se queja de la tardanza municipal en los arreglos: "En ocasiones tardan meses en reponer el mobiliario". "Sobre todo se dan los fines de semana y en las calles más escondidas", añade.

"En Carabanchel hay muchas pintadas y el mobiliario urbano está bastante deteriorado", sostiene Lourdes Hernández, coordinadora de la AA VV de Carabanchel. Los vecinos de Villaverde también confirman que su zona no es una excepción pese a que hay zonas en un aceptable: "De vez en cuando aparece algún banco arrancado", dicen desde la AA VV de Butarque. En Arganzuela, "hay numerosas pintadas y falta de mantenimiento en general", señalan fuentes vecinales, que indican que "el destrozo de papeleras y bancos es frecuente durante los botellones que se realizan en el parque Tierno Galván".

Según datos de la delegación del Gobierno, hasta el 31 de julio de este año se habían producido en la capital 1.856 protestas, casi nueve al día El Ayuntamiento de la capital ha incrementado este año el control sobre el botellón, sobre todo al reforzar la supervisión de esta actividad en la periferia. En el primer semestre de 2014 se pusieron 22.691 denuncias, un 10,7% más que un año atrás. Según asociaciones de vecinos, los puntos calientes del botellón en Madrid son Payaso Fofó, Campo de la Paloma y Palomeras (Puente de Vallecas), Parque Norte (Fuencarral), Pradolongo y Orcasitas (en Usera), Parque de Comillas (Carabanchel), Dehesa Boyal de San Cristóbal (Villaverde), Avenida de Logroño (Barajas) o la Cuña Verde (Moratalaz). Los distritos de la periferia son los que más sufren los actos vandálicos, aunque en el centro también es habitual. "En las inmediaciones de las discotecas del centro es frecuente ver alguna rota", dicen fuentes policiales.

Por otro lado, según datos de la delegación del Gobierno, hasta el 31 de julio de este año se habían producido en la capital 1.856 protestas, lo que supone casi nueve al día, aunque no todas ellas tienen carácter violento.

825.000 euros para reparar marquesinas

El deterioro o destrozo del mobiliario urbano no es exclusivo de la capital. En los diferentes municipios de la región también se produce esta situación, tal y como han confirmado fuentes vecinales, sobre todo en las marquesinas de los autobuses interurbanos, donde anualmente se destinan unos 825.000 euros a reparar los daños por actos vandálicos, lo que supone alrededor del 40% del total de gasto destinado al mantenimiento de este mobiliario. Esta situación ha llevado al Gobierno regional a realizar una campaña de concienciación contra el mal uso y los actos incívicos en marquesinas en Majadahonda, Alcalá de Henares, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Majadahonda, Móstoles, Pozuelo de Alarcón, Rivas y Las Rozas. En 2013, el Consorcio Regional de Transportes tuvo que reponer en marquesinas 1.842 cristales, 274 cubiertas, 30 plataformas de bancos, 131 soportes de bancos, 438 postes y realizar 109.548 limpiezas correctivas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.