La Marina italiana ha confirmado que el incendio declarado a bordo del ferry 'Norman Atlantic' mientras cubría un trayecto entre Grecia e Italia se ha saldado de momento con un fallecido y dos heridos, uno de los pasajeros y un integrante militar de las tareas de rescate.

Los fuertes vientos y la marea arrastraron el ferry, afectado por un grave incendio y que ha puesto en peligro la vida de los pasajeros que quedaban en su interior, hacia la costa albanesa. Según medios italianos y griegos, que citaron fuentes oficiales, el fallecido sería un hombre que habría muerto en el intento de abandonar la embarcación lanzándose al mar. El cadáver fue hallado por el buque albanés 'Butrinti' que participa en la operación de salvamento y trasladado a una embarcación italiana.

Las autoridades italianas han rescatado a 310 personas de las 478 que iban a bordo del ferry. En la nave viajaban 478 personas y, en estos momentos, aún permanecen a bordo a la espera de ser rescatados 168 personas, de acuerdo con los datos revelados por la misma fuente.
Las labores de salvamento se han desarrollado durante toda la noche a pesar de las condiciones adversas que presenta el mar Adriático.

De los náufragos rescatados, 85 han sido alojados en la nave San Giorgio de la Marina y uno ha sido trasladado de urgencia en helicóptero al municipio de Grottaglie (Taranto, sur de Italia) aquejado de una cardiopatía. Además, un grupo de 49 náufragos -4 de ellos niños- han alcanzado esta mañana el puerto de la ciudad italiana de Bari a bordo del mercante Spirit of Piraeus, con bandera de Singapur.

Entre estas personas hay dos polizones de nacionalidad afgana, según confirmó el delegado del Gobierno en Bari, Antonio Nunziante, en declaraciones recogidas por los medios.

Es una de las operaciones más difíciles que hemos intentado jamásEl incendio está contenido pero por la noche aún había llamas en la cubierta y aún permanecen a bordo a la espera de ser rescatados 188 personas. Según fuentes albanesas, los pasajeros que todavía se encontraban a bordo del 'Norman Atlantic' se refugiarono en proa. También alertaron de que el ferry corre riesgo de hundirse debido a la cantidad de agua que se lanzó contra él desde otras embarcaciones para extinguir el incendio.

La operación de rescate se vio dificultada por los fuertes vientos de hasta 88 kilómetros por hora que dominaban la zona y que provocaron olas de hasta seis metros de altura, según reconocieron las autoridades.

"Estamos haciendo todo lo que podemos para salvar a los que quedan a bordo", dijo el ministro de Transporte Marítimo de Grecia, Miltiadis Varvitsiotis. "Es una de las operaciones más difíciles que hemos intentado jamás, pero nadie, nadie será abandonado a su suerte".

Doce horas después del incendio, los primeros remolcadores llegaron al 'Norman Atlantic' y consiguieron amarrar el ferry para rescatarlo de la deriva.

Llamada de socorro

El ferry mandó la señal de socorro sobre las 5.00 de la mañana del domingo cuando se encontraba a unas 44 millas náuticas de la isla de Corfú, según los guardacostas griegos.

Un pasajero rescatado declaró a la cadena griega Mega TV que el incendio del garaje —donde se encontraban unos 22 vehículos— generó un calor casi insoportable en el ferry. "Nuestros zapatos han comenzado a derretirse mientras estábamos en la zona de recepción".

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, empleó Twitter para llamar a la calma. "Estamos siguiendo la situación del transbordador, en contacto con el primer ministro (de Grecia, Antonis) Samaras y con la máxima participación de nuestra Marina", ha escrito.

En el rescate participaron efectivos griegos, italianos y albaneses, con un total de siete barcos de apoyo, helicópteros de rescate y un avión de búsqueda C-130. El portavoz de los guardacostas griegos, Nikolaos Lagadianos, afirmó que la operación de rescate se iba a prolongar durante toda la noche.

Respecto a las nacionalidades de los pasajeros, hay 234 griegos, 22 italianos, un rumano, dos rusos, seis austríacos, dos húngaros, diez suizos, un croata, ocho georgianos, cinco sirios, un sueco, un canadiense, dos ucranianos, un egipcio, 18 alemanes, 54 turcos, dos afganos, 22 albaneses, un maltés, siete búlgaros, tres macedonios, dos británicos, tres holandeses, tres belgas, nueve franceses y dos iraquíes. De los 56 miembros de la tripulación, hay de diferentes nacionalidades, siendo 22 de ellos italianos.

Frío y calor sofocantes

"Estamos fuera, en el puente, nos morimos de frío y nos ahogamos por el humo, el incendio sigue", contó a una televisión griega Yorgos Stiliaras, según difundieron los medios italianos. Este pasajero contó que el suelo del buque "quemaba" y que la gente estaba tiritando de frío, de miedo y que no dejaban de toser por las inhalaciones de humo. "No sé si saldremos de esta", declaró.