Con ello, según han precisado a Europa Press fuentes del departamento que encabeza José Sánchez Maldonado, se pretende facilitar la labor docente e investigadora de las universidades públicas andaluzas, con contrataciones que materializan la apuesta por la defensa de la plantilla estable y por la renovación generacional, recogidas en el acuerdo suscrito por los rectores y el Gobierno andaluz el pasado año dentro del Pacto por Andalucía.

Las 31 plazas del presente año son, en concreto, las convocadas siguiendo lo dispuesto por la tasa de reposición de personal, que solo ha permitido cubrir una de cada diez vacantes derivadas, entre otros, de las jubilaciones. Además, y de forma única a nivel nacional, se han convocado otras 15 plazas de reposición destinadas a cubrir necesidades docentes en la rama sanitaria, gracias a un acuerdo de cesión del Sistema Andaluz de Salud (SAS) para dicha finalidad.

El grueso de las incorporaciones a la plantilla docente e investigadora universitaria ha tomado la figura de ayudante doctor. Por esta vía, la Consejería ha autorizado la convocatoria de un total de 302 plazas mediante contratos de hasta cinco años de duración, con las que se reforzarán especialmente aquellas áreas consideradas como estratégicas a nivel científico y de desarrollo económico de la región.

Por otra parte, y respondiendo a las necesidades docentes de las universidades para el curso 2014-15, se ha dado el visto bueno a 351 incorporaciones de carácter temporal, de los cuales 145 desempeñarán su labor a tiempo completo, mientras que el resto, 206, lo hará a tiempo parcial —entre dos y seis horas de docencia semanal—. A estos se suma la autorización de 191 profesores asociados, cuya labor docente se desempeña a tiempo parcial.

Incorporación de doctores

La comunidad científica andaluza se está viendo reforzada, además, este curso a través de la incorporación de doctores recién titulados. En concreto, se trata de los beneficiarios del programa de incentivos a los Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento, el cual contempla una línea de ayudas específicas para promover la formación de investigadores en áreas de especial interés para la región.

Desde el pasado mes de septiembre se han concedido a las universidades incentivos por valor de 8,9 millones de euros para la firma de 205 contratos de carácter postdoctoral de un año de duración, a los que habrá que sumar otras 63 plazas que saldrán durante 2015. Se da, de esta forma, un nuevo impulso a la carrera investigadora de hombres y mujeres que, durante tres años, han disfrutado de esta línea de ayudas para la elaboración de su tesis doctoral.

En este sentido, ya se han hecho públicos los procedimientos de selección de los 98 nuevos doctorandos que, hasta 2018, desarrollarán una etapa predoctoral ligados a proyectos de investigación de excelencia. Así, el Gobierno andaluz quiere propiciar la preparación de una nueva generación de científicos, facilitando su formación en Andalucía de la mano de investigadores y profesionales de reconocida trayectoria.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.