Rodaje de 'The Interview'.
Seth Rogen (i) y James Franco (d) durante el rodaje de 'The Interview'. GTRES

Los piratas informáticos responsables del ciberataque a Sony Pictures Entertainment amenazaron al estudio con su "11 de septiembre" particular, en un mensaje en el que advierten de que sembrarán el terror en los cines que proyecten el filme The Interview. El comunicado fue enviado a periodistas en Hollywood junto con un enlace para acceder a un nuevo lote de documentos que llevan el nombre del consejero delegado de la compañía, Michael Lynton, y cuyo contenido aún no ha sido desvelado.

Si tu casa está cerca, sería mejor que te vayasEn un inglés escrito como si fuera un acertijo, indican que los que busquen pasarlo bien con la película quedarán malditos y recomiendan "mantener las distancias" con los cines donde se dé la cinta The Interview, que hace mofa del líder norcoreano,  Kim Jong-un. "Si tu casa está cerca, sería mejor que te vayas", dice el mensaje. "Recuerden el 11 de septiembre de 2001", añade, junto con la afirmación de que "el mundo estará lleno de miedo".

La noticia se ha sumado al desconcierto y la indignación de sus más de 3.000 empleados cuyos datos personales, incluida información fiscal y sanitaria, fueron robados durante el ataque informático que salió a la luz el pasado 24 de noviembre. La fuga de datos afectó también a extrabajadores de Sony, dos de los cuales presentaron el lunes una demanda contra el estudio por no proteger su información privada.

Se les vincula con Corea del Norte

A los autores de este ciberataque se les vincula con Corea del Norte, cuyo líder es objeto de mofa en la película, que cuenta en tono de comedia un complot para asesinarlo. El régimen norcoreano ha negado relación con el ataque a Sony, aunque considera la película, que se estrena en EE UU el próximo 25 de diciembre, un acto de guerra.

Hasta el momento no se ha detectado que exista una amenaza terrorista creíble contra los cinesTras conocerse la misiva de los hackers, que se hacen llamar Guardians of Peace, la dirección del estudio emitió un comunicado interno en el que se pide a los empleados que estén "vigilantes" y notifiquen cualquier información que consideren relevante a ese respecto al FBI. "Somos conscientes de la última amenaza y estamos trabajando junto con el FBI y otras agencias del orden público", se lee en el correo electrónico de Sony.

Ante la inquietud generada por la misiva, la compañía ha optado por permitir que los propietarios de las salas de cine decidan si quieren o no proyectar The Interview. Así lo publica The Hollywood Reporter, aunque nada se ha confirmado públicamente.

Algunos teatros han solicitado que el estudio provea los pases con fuertes medidas de seguridad para limitar los riesgos. Las autoridades no obstante no han detectado hasta el momento indicios de que exista una amenaza terrorista creíble contra los cines de EE UU, según publica Variety.