¿Es Saving Christmas de Kirk Cameron la peor película de la historia? Según los usuarios de IMDb, sí. La cinta protagonizada por el que fue la estrella de la serie Los problemas crecen tiene el dudoso honor de ser la película con la peor puntuación de los usuarios de la mayor base de datos online de cine y televisión.  

La cinta ya ha recaudado más de dos millones y medio de dólares La película se estrenó en noviembre de este año en EE UU y, a pesar de su corta edad, ya ha calado entre los usuarios de la página, quienes le han concedido una puntuación de 1,5 sobre 10. La cinta le ha quitado el puesto a Birdemic: Shock and Terror, que supera a Saving Christmas con un puntaje de 1,8. Esta cinta, que narra la historia de águilas y buitres asesinos, ocupaba el primer puesto como la peor película de la historia desde 2010, año en que se lanzó.

Para que una película aparezca en el top de IMDb, debe de tener al menos 1500 clasificaciones. Saving Christmas fue estrenada el 14 de noviembre en EE UU y ya cuenta con más de 5.700 críticas que la han dejado en una muy mala posición.  

En un intento por mejorar esta mala publicidad, Cameron publicó la película en Rotten Tomatoes, una web en la que los espectadores difunden sus críticas. No ha debido funcionar esta campaña del actor, ya que sacó la peor clasificación posible en el TomatoMeter: un cero.

Pero no son todo malas noticias para Saving Christmas, ya que la película ha creado tendencias en redes sociales como Facebook y Twitter. De hecho, este filme ya ha recaudado más de dos millones y medio de dólares. Seth Rogen ha felicitado a Cameron por su impresionante hazaña, ya que ser la peor película de la historia no le está viniendo nada mal.

Saving Christmas está dirigida por Darren Doane, cuyo libreto ha escrito junto a Cheston Hervey. La cinta está protagonizada por Kirk Cameron —conocido por encarnar a Mike Seaver en Los problemas crecen—, el propio Doane y Bridgette Cameron. Un reparto prácticamente desconocido, exceptuando a Cameron, que pasó de ser un niño prodigio de la televisión a tener una muy escasa presencia en las pantallas.