Los centros de masajes ya se llenan de jóvenes sedentarios y con estrés
Víctor Castillo terapeuta manual.
La vida sedentaria, las malas posturas y el estrés acumulado llevan cada vez más a los jóvenes a buscar alivio en los centros de masajes. En los últimos cinco años, los profesionales de Zaragoza de la fisioterapia han detectado una creciente demanda de jóvenes de 16 a 20 años, no habituados al deporte, que llegan a la consulta con problemas y dolores musculares, según confirmaron todos los centros consultados por 20 minutos.

Entre el 8% y el 10% de los clientes de fisioterapeutas, masajistas y quiroprácticos son ya jóvenes e incluso adolescentes. Presentan, ante todo, problemas de espalda, que en la mayoría de los casos se deben a sentarse, tumbarse o caminar en mala postura. «Los jóvenes ya no hacen tanto deporte como antes y llevan una vida más sedentaria que al final pasa factura», explican diversos profesionales consultados. Al sedentarismo se une la falta de cultura postural de los jóvenes, que pasan mucho tiempo sentados pero desconocen la forma correcta de colocarse en la silla. Al final se desencadenan contracturas que terminan por llevar al joven al fisioterapeuta.

A esto se une el estrés, que ya afecta incluso a menores de 20 años. La tensión, producida por distintas presiones (amigos, relaciones sentimentales, exámenes...), también provoca males musculares.

Y van al gimnasio a ‘definir’

Cada vez es más habitual que los jóvenes de 16 a 20 años (e incluso de menos edad) se decanten por acudir al gimnasio para ejercitarse y, sobre todo, mejorar su aspecto físico, según explican diversos locales consultados. En la mayoría de los casos buscan ‘definir’ su musculatura. Sin embargo, los expertos consideran que a esa edad el ejercicio es importante, pero desaconsejan trabajar el cuerpo en el gimnasio de forma excesiva porque el joven aún está creciendo y podría generar problemas de salud. Además, conciden al señalar que para ‘definir’, antes hay que desarrollar la musculatura.

Víctor Castillo terapeuta manual

«Si controláramos la tensión, tendríamos la batalla medio ganada»

Víctor Castillo lleva una década dedicado a la terapia manual y la preparación física. Dirige el centro de salud y deporte Manos que Curan (Predicadores, 24, local).

¿Es normal que los jóvenes recurran a los masajes?

Últimamente hay mucha demanda. En otros países, por ejemplo, en Inglaterra, es algo mucho más habitual y aceptado. Siempre que haya un problema, es normal que se recurra a la terapia manual.

¿Cuáles son las dolencias más típicas?

En general, hace una década eran problemas lumbares derivados de esfuerzos o malas posturas. Ahora son sobre todo dolencias cervicales relacionadas con el trabajo de oficina y con el estrés.

¿Y en los jóvenes?

Suelen tener problemas cervicales y en la zona media de la espalda. Muchos caminan encorvados. Se trata de problemas de corrección postural.

¿Cómo actúa el estrés sobre la musculatura?

El estrés es importante. Sin él no haríamos nada. Sin embargo, si es demasiado alto se puede somatizar sobre la musculatura, principalmente en la espalda. Si consiguiéramos controlar la tensión, tendríamos la batalla medio ganada.

Algunos consejos para vivir mejor...

Hacer ejercicio moderado dos veces por semana, trabajar la elasticidad con un experto y, lo más importante, procurar vivir con el estrés justo. R. A.

Bio

Tiene 34 años. Es terapeuta manual y preparador físico. Es director gerente del centro Manos que Curan.