La candidata de Izquierda Unida (IU) a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Inés Sabanés, propuso ayer ampliar el abono transporte joven hasta los 26 años.

 Ésta es una de las principales reivindicaciones de los jóvenes de la región, que llevan tiempo reclamando que se eleve hasta 26 (ahora está en 21) la edad para beneficiarse de la tarifa joven, 26 euros en la zona A, un poco más de la mitad de un abono normal, 40, 45 € para esa misma zona. 

Propuesta del PSOE

Ya en 2002 el PSOE defendió en la Asamblea, durante la tramitación de la Ley de Juventud, la posibilidad de que el abono transporte cubriera a los jóvenes hasta los 26 años.

Inés Sabanés aseguró ayer que ampliar el abono joven supondría unos 30 millones de euros anuales

Y, durante la campaña para las elecciones de 2003, el también candidato socialista a la Comunidad, Rafael Simancas, prometió que, si ganaba los comicios, el transporte público sería gratis para menores de 21 años y mayores de 65 desde 2005.

Inés Sabanés aseguró ayer que ampliar el abono joven supondría unos 30 millones de euros anuales, un costo  "perfectamente asumible" para la Comunidad de Madrid que beneficiaría a 200.000 jóvenes. 

Sabanés exigió también un servicio de 24 horas de metro para los fines de semana, lo que, a su juicio, podría implantarse de forma gradual "en dos o tres líneas inicialmente", entre ellas la L-1.   

La candidata abogó igualmente por la creación de un billete intermodal que permita al usuario circular por todos los medios de transporte durante dos horas seguidas y que estaría destinado a aquellas personas que normalmente no utilizan el abono. La candidata también propuso integrar el servicio de Cercanías en el Consorcio Regional de Transportes.  

Metro a Mirasierra

El candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, quiere que el norte "esté bien comunicado y sin atascos".

Por ello se comprometió ayer a prolongar las líneas 10 y 9 de metro hasta los nuevos intercambiadores de Mirasierra y Chamartín.

Igualmente prometió conectar la L-11 con Fuencarral y la estación de Chamartín, lo que permitirá la conexión con los distritos del sur y del este de la ciudad. Sebastián hizo estas promesas durante una visita al distrito de Fuencarral-El Pardo.