La propietaria de la masía Can Fargas de Horta, la empresa Unicompta, advirtió ayer al Ajuntament de Barcelona de que expropiar esta propiedad le costará unos 18 millones a la ciudad. Su portavoz, el abogado Josep Palacián, dijo que el Consistorio rechazó la oportunidad de adquirir la masía en 1997 por 1,2 millones. Unicompta ya ha recibido una notificación del inicio del proceso de expropiación.