Jose Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, Jose Ignacio Goirigolzarri, al inicio de la junta general de accionistas. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha asegurado este miércoles que si la salida a bolsa de la entidad fuera puesta en cuestión, el grupo no necesitará ayudas adicionales porque cuenta "con músculo suficiente".

En los últimos años el banco ha sido capaz de generar 5.500 millones de capital orgánico, ha insistido el banquero en respuesta a las preguntas en el I Congreso Nacional de directivos financieros organizado por la APD una semana después de conocerse el informe pericial que duda de las cuentas de la salida a bolsa de la entidad.

Goirigolzarri no ha querido opinar sobre esta última cuestión pero ha dicho nuevamente que los temas de fondos que cuestionan los peritos son anteriores a su llegada a Bankia.

Ahora, el actual equipo estudiará estos informes en profundidad antes de dar su opinión en enero, cuando está previsto que los peritos acudan a la Audiencia Nacional.

Aún así ha destacado que los informes llegan a la conclusión de que existía la necesidad de reformular las cuentas, aunque fuera con otros criterios que, en su opinión "no cambian la imagen fiel" que Bankia dio al mercado.

Asegura que cuando se le planteó el reto de tomar las riendas de la entidad lo hizo por "compromiso social"Además ha reafirmado la idea trasladada por el FROB, el fondo de rescate español, de que los informes de los peritos no cuestionan ni la cuantía, ni el concepto de recapitalización del grupo BFA-Bankia en 2012.

Es más, 18 meses después del periodo analizado, los informes elaborados por los peritos designados por el Banco de España y entregados la semana pasada al instructor del caso Bankia, Fernando Andreu, "no añaden ningún ajuste" en las provisiones llevadas a cabo por el grupo a cargo de 2011 y 2012, ha añadido Goirigolzarri.

Su idea es que "en un momento de alarma", si a uno le piden que dé un paso al frente, lo hace o no se "lo perdonaría nunca", aunque suponga tomar decisiones difíciles desde el principio y comunicar, por ejemplo, todas las operaciones singulares que detectaron en la entidad.

Después de todo ello, se felicita porque "ningún banco en el mundo" comienza a devolver las ayudas un año después (de su rescate) como ha hecho Bankia, que ahora está "en excelente posición" tanto por solvencia, como han demostrado los test de estrés, como por rentabilidad, pues a cierre de septiembre se elevaba al 8,4 %  de los recursos propios (ROE).