Más de 25 años de trabajo en el mundo de la animación han permitido a Tony Bancroft, considerado uno de los mejores profesionales del género, abarcar todas sus posibilidades. Tras su paso por Sony y Disney, donde ha tenido la oportunidad de crear entrañables personajes como Pumba en El Rey León, y participar en La Bella y la Bestia, Aladdín o El Jorobado de Notre Damme hasta llegar a dirigir Mulán, Bancroft descubrió hace siete años que "la libertad de trabajar en un estudio independiente te permite tener control sobre la historia que quieres contar" frente a los granes estudios y aquí es donde quiere "mantenerse". Es precisamente este propósito el que le ha traído hasta Valencia para codirigir 'Animal Crackers' junto a Jaime Maestro.

Así lo ha asegurado el célebre dibujante en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la Semana Internacional de la Animación que estos días reúne en el centro de estudios oficiales Barreira Arte y Diseño de la capital valenciana a los principales profesionales del sector del panorama internacional, en unas jornadas de entrada libre.

Bancroft lleva ocho meses trabajando junto otros grandes del género, Simón Varela (El árbol de la vida, Ice Age), Carter Goodrich (El príncipe de Egipto, Buscando a Nemo), Jaime Maestro (Goya por cortometraje El vendedor de Humo) y Scott Sava (Spiderman, Casper), en la dirección de un proyecto de este último, el largometraje de animación 'Animal Crackers'.

El film, que según ha avanzado prevé ver la luz a finales de 2016 o principios de 2017, cuenta la historia de una familia que hereda un circo y una caja de galletas mágicas con formas de animales. Cada vez que uno se come una, se convierte en ese animal. La unidad familiar y el circo son los temas centrales de la cinta que produce el propio Sava junto a la española Nathalie Martínez de Blue Dream Studio Spain, radicada en el Parque Tecnolíogico de Paterna, donde se rueda ahora la producción.

En este trabajo, Bancroft está comprobando que "en España, sobre todo en Valencia, quizá por la falta de grandes proyectos hay más energía y pasión. Se trabaja con muchas ganas". Aunque los artistas siempre son artistas a un lado del charco y al otro, ha dicho, en Estados Unidos quizá ha trabajado con más gente en los grandes estudios, "más preocupada por el prestigio y el dinero", mientras "aquí hay unas ganas tremendas por la novedad y por crecer" en el mundo de la animación, ha destacado.

El cineasta, que ha visto el paso del 2D al 3D ha señalado que la base del dibujo "no ha cambiado" aunque sí que ha admitido que le gustaría "recuperar" el 2D, prácticamente desaparecido en EEUU.

"OPTIMISTA"

El valenciano Jaime Maestro, por su parte, se ha mostrado "optimista" en cuanto a las perspectivas de la animación en España en general y en Valencia en particular. Con 15 años de trayectoria a sus espaldas y empresa propia, siempre ha apostado "traer aquí la industria en lugar de la salida fácil de marcharse fuera". Y no le ha ido mal, reconoce (Goya al Mejor Cortometraje de Animación 2013).

Según ha dicho, "hay mucho talento aquí, en ilustración, animación y artes en general, lo que ha faltado es retenerlo" pero en su opinión, "empieza a reconocerse la animación dentro del sector audiovisual".

Consulta aquí más noticias de Valencia.