La CHE traslada a los parlamentarios navarros que "gran parte" de la ladera de la presa de Yesa "no tiene movimiento"

Miembros del Parlamento foral y el presidente de la Confederación del Ebro han visitado las obras de recrecimiento del embalse de Yesa
Los parlamentarios navarros han visitado la presa de Yesa.
Los parlamentarios navarros han visitado la presa de Yesa.
EP/CHE

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro, ha trasladado este miércoles a los parlamentarios navarros un informe que señala que "gran parte" de la ladera derecha de la presa de Yesa "no tiene movimiento y los puntos donde se detecta se considera extremadamente lento".

Miembros de la Comisión de Fomento del Parlamento de Navarra han visitado las obras de recrecimiento del embalse de Yesa, acompañados por el presidente de la CHE para conocer la evolución de las obras, que se centran ahora en el levantamiento del cuerpo de presa y que evolucionan con normalidad.

Tras una reunión, han visitado diversos puntos de la obra y han podido comprobar la situación de la ladera derecha 'in situ'. Además, el encuentro ha servido para trasladar de nuevo por parte de la Confederación los datos que, según han expuesto, "avalan las garantías de seguridad de la ladera derecha del embalse".

El presidente del Organismo ha informado a los parlamentarios que el Ministerio ha autorizado la salida a información pública de la Adenda al proyecto de recrecimiento de la presa, en la que se define "la nueva zona de seguridad de la obra e incluye la expropiación de las urbanizaciones Mirador de Yesa y Lasaitasuna ubicadas en la ladera derecha". En esta Adenda se incluye una primera estimación de 23 millones de euros para estas expropiaciones.

Por otro lado, De Pedro ha presentado un informe con los últimos datos de seguimiento de los elementos de control de la ladera y ha insistido en "desligar el derrumbe de un talud, que se trata de una afección local y superficial en el terreno de un volumen aproximado de 30.000 m3 y que no afecta a la seguridad de la obra, de la presa o a la estabilidad de la ladera derecha", ha informado la CHE en una nota.

Datos ladera derecha

En el informe se explican y valoran tanto las grietas aparecidas en las bermas 4 y 5 de la ladera derecha, que "son fruto de pequeños movimientos locales", como el derrumbe del talud, "un deslizamiento rotacional del pie de la ladera, que "no ha influido en las condiciones de estabilidad global de la ladera".

Por último, el comportamiento global de la ladera que, según los últimos datos, "siguen manteniendo que gran parte de la ladera no tiene movimiento y los puntos donde se detecta se considera extremadamente lento".

Sobre las grietas en las bermas 4 y 5, añade, "éstas no han producido deslizamiento del talud" y constituyen, según se indica en el informe, "pequeños movimientos locales relacionados con potenciales círculos de piel de la ladera, que no tendrían incidencia significativa en la estabilidad conjunta de la ladera". Además, se recuerda que ya se advertía de la aparición de estos procesos locales en el último informe del 13 de junio de este mismo año.

Tras una observación del comportamiento de estas grietas, "se ha concluido que no condicionan en ninguna forma la estabilidad de la ladera, pero se procederá a su eliminación para que no puedan ser una vía de filtración de agua", ha indicado la CHE.

Por su parte, el derrumbe del talud, "fruto de un deslizamiento rotacional del pie de la ladera", ha movilizado unos 30.000 metros cúbicos y tiene unas dimensiones de 90 metros de ancho por 60 de longitud y una profundidad de entre 10 y 20 metros, ha expuesto, para indicar que es "un evento considerado de pequeño volumen y la auscultación no detecta que haya cambiado las condiciones de estabilidad de la globalidad de la ladera".

La causa está relacionada, según se recoge en el informe, con "un empobrecimiento local de los parámetros de resistencia del terreno, presencia de pequeños rezumes de agua en la parte inferior del talud, existencia de restos de un paleodeslizamiento y excavación del pie de la ladera".

Condiciones de estabilidad

Por último, sobre la situación global de la ladera, en el informe se incluyen planos de control del movimiento, con los datos de inclinómetros y puntos de control topográfico. Con ello, en primer lugar se argumenta que "ninguna de las cuestiones anteriores, ni las grietas, ni la afección del talud han cambiado las condiciones de estabilidad del conjunto de la ladera".

Además, se concluye que "con los datos de los elementos de control no existe movimiento significativo en gran parte de la ladera y que en los puntos en los que hay movimiento, este es, según las clasificaciones internacionales, 'extremadamente lento'".

En concreto, de los 79 puntos de control topográfico, 63 siguen operativos tras la actuación de estabilización ejecutada por la Confederación en la ladera y en 50 de ellos el movimiento no es significativo. En los 13 restantes el valor medio se sitúa en 10 mm/año, considerado como se ha dicho extremadamente lento. Estas zonas se sitúan en la parte baja de la ladera, ha indicado la CHE.

La misma dinámica, ha informado, se puede comprobar en los inclinómetros. De los 19 que existen, en 14 no hay confirmación de movimiento y en los 5 restantes el movimiento se considera extremadamente lento.

El movimiento se centra en tres zonas: el borde superior de la excavación de la ladera (zona puntual de pequeñas dimensiones); zona del Inglés, al pie de la ladera y aguas arriba del embalse (zona donde se han registrado movimientos continuados durante los años de explotación del embalse que se reactivan con el vaciado del embalse y que se prevé estabilizar de forma definitiva con las medidas de sostenimiento y drenaje a ejecutar en paralelo con las obras de recrecimiento) y por último, en la zona próxima a la excavación de la cimentación de la nueva presa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento