Portada de la revista 'Curve'
La actriz Michelle Rodríguez, de la serie 'Perdidos', no está contenta con su aparición en la portada de la revista de contenidos lésbicos 'Curve' Curve

La actriz estadounidense Michelle Rodríguez, conocida por su papel de Ana Lucía en la serie 'Perdidos', se ha mostrado bastante descontenta tras saber que su imagen ha sido utilizada en la portada de la revista de contenido lésbico 'Curve' .

El medio publica en portada la imagen de Rodríguez, de 28 años, ofreciendo conocer "todo lo que quiso saber sobre una preciosa niña mala".

"No sé cuál es la intención detrás de la portada. No me informaron de ello, no sabía que iban a usar mi imagen para vender revistas", agregó la actriz, aseverando que su sexualidad no le incumbe a nadie.

Rumores negativos

"Si quisiera que la gente supiera lo que hago con mi vagina hubiera difundido un vídeo de contenido sexual hace mucho tiempo, pero no lo hice", ratificó la artista.

Aunque el artículo de 'Curve' no apunta su orientación sexual, el rumor de que Rodríguez era homosexual se extendió por la red como la espuma.

"Hay ciertas cosas que pueden cerrar las puertas entre un famoso y cierto público. Si yo fuera Ellen De Generes podría con lo de 'soy gay', pero no soy una cómica. A mí me gustan los hombres y sólo he estado en este negocio siete años y no veinte", apuntando que tacharla de lesbiana puede tener un impacto negativo sobre su carrera.

En declaraciones a la edición digital de la revista 'People' , la editora-jefe de 'Curve', Diane Anderson-Minshall, ha lamentado la respuesta de Rodríguez al sentirse insultada: "Si leyera el artículo vería que no es así. Nuestra intención no era hacerlo. Simplemente queríamos homenajear a una actriz que ha estado, durante años, entre los cinco personajes famosos favoritos sobre los cuales nuestros lectores querían saber más", indicó Anderson-Marshall.

La polémica persigue a la actriz después de que en diciembre de 2005, Rodriguez, y su compañera en la serie Cynthia Watros, de 37 años, fueron detenidas por conducir bajo los efectos del alcohol en Honolulu.