Bajan los robos con violencia en casas. Abren los coches (o rompen los cristales), pero no para llevarse el vehículo. Los cacos han puesto el ojo en los navegadores GPS, que están cada vez más cotizados entre los amigos de lo ajeno. El delegado del Gobierno en la Comunitat, Antoni Bernabé, dio ayer la voz de alarma tras la primera reunión del Consejo Autonómico de Seguridad, que engloba a Policía, Guardia Civil, vecinos, municipios y Generalitat.

Sin embargo, los delitos más graves (robos con violencia en casas, incluso con los dueños dentro) bajaron un 14,4% en 2006, con lo que la tasa de delitos de la Comunitat se queda en 67,5 por cada 1.000 habitantes, algo superior a la nacional.

Este órgano consultivo acordó ayer crear tres comisiones: una para atajar la violencia en los colegios y el botellón; otra contra la violencia de género, y una última para combatir los robos en el campo. Durante este año llegarán 609 guardias civiles más, anunció Antoni Bernabé.