Jason Collins
Jason Collins en su etapa en los Atlanta Hawks. ARCHIVO

El jugador de la NBA Jason Collins, primer deportista de las grandes competiciones profesionales de Estados Unidos que se declaró homosexual, ha anunciado su retirada después de haber disputado 22 partidos la pasada temporada con los Nets de Brooklyn.

El anuncio lo hizo a través de la revista Sports Illustred, el mismo medio que utilizó para hacer pública su orientación sexual, aunque también lo ha comunicado durante el partido que los Nets disputaron en el Barclays Center de Brooklyn este miércoles por la noche.

Tienes que entender cómo el baloncesto me salvóEl rival de su equipo han sido los Bucks de Milwaukee, que ahora entrena Jason Kidd, quien la pasada temporada dirigió a los Nets y fue el que dio la oportunidad a Collins, de 35 años, de volver a jugar después de hacer público que era gay.

"Para entender por qué soy tan afortunado de sentarme aquí hoy como una persona que está finalmente cómoda en su propia piel, tienes que entender cómo el baloncesto me salvó", escribió Collins en ThePlayersTribune.com.

"Necesitaba vivir los años anteriores como un jugador abiertamente gay para estar en paz al retirarme hoy", destacó Collins, que describió como "significativo" el apoyo que tuvo de Kidd durante esos días.

"Hay muchas personas a las que tengo que agradecer por ayudarme en mi viaje", reiteró, "mi familia, mis amigos, y los fanáticos que me fortalecieron todos y cada uno de los días". Collins no olvidó a la familia completa de la NBA y en especial al excomisionado David Stern y al actual, Adam Silver.

"El liderazgo de David Stern y Adam Silver creó un ambiente que me hizo sentir seguro de seguir adelante", señaló. También se acordó de su agente, Arn Tellem, "el tío cool que todos quisieran tener" y de sus fans.

Sin equipo esta temporada

El jugador, que esta temporada no ha tenido equipo, dijo a SI.com que él "continuará alentando a los demás a que vivan una vida auténtica". "Mi esperanza es que cada uno alcance ese día cuando dé un paso adelante y revele su verdad en sus propios términos", añadió.

Collins admitió que todavía no hay jugadores públicamente declarados gays en la NFL, la NHL o el béisbol de Grandes Ligas, pero reiteró que existen.

Reconozco que todavía no es el momento para salir libremente del armario sin que sea un gran problema"Todos los deportes profesionales los tienen. Conozco a algunos de ellos personalmente, pero reconozco que todavía no es el momento para salir libremente del armario sin que sea un gran problema. Un atleta profesional gay sigue forzado a vivir en el miedo de que será rechazado por sus compañeros o marginado por los tabloides y por lo tanto a ocultar su verdadero yo", afirmó.

Sin embargo, tras la declaración de Collins, el jugador del equipo de fútbol americano de la Universidad de Missouri Michael Sam también dio a conocer que era gay y fue seleccionado en la última ronda del sorteo colegial por los Rams de San Luis, que luego le dieron de baja antes de que comenzase la temporada regular.

Los Cowboys de Dallas lo contrataron para el equipo de entrenamiento y después de varias semanas con ellos, también le dieron de baja, sin que todavía haya podido debutar como profesional en la NFL.

El pasado abril, el base de la Universidad de Massachusetts Derrick Gordon se convirtió igualmente en el primer jugador gay del baloncesto colegial tras dar a conocer su orientación sexual.

Collins vistió el número 98 con los Nets en memoria de Matthew Shepard, un estudiante de Wyoming que fue asesinado por ser homosexual en 1998.

El exjugador de los Nets dijo que el momento más conmovedor que vivió la pasada temporada fue cuando, en el tercer partido que jugó con Brooklyn ante los Nuggets, en Denver, se reunió con la familia de Shepard.