Alta velocidad
La alta velocidad en España ha crecido y se ha desarrollado de tal forma que es ejemplo para numerosos países. En la foto, la madrileña estación de Atocha. Jorge París

A lo largo del próximo año, doce nuevas ciudades españolas se unirán al selecto club de poblaciones a las que se puede llegar en AVE. Las agraciadas son Vigo, Palencia, León, Burgos, Zamora, Cáceres, Mérida, Badajoz, Cádiz, Granada, Murcia y Castellón. Es el fruto del lento, pero continuo desarrollo de la alta velocidad en España que pretende emular la red radial del sistema de autopistas del Estado. Aunque en Adif no quieren comprometerse a dar fechas exactas, fuentes del organismo de infraestructura ferroviaria confirman que a lo largo de 2015 irán entrando en servicio más de 1.000 nuevos kilómetros de vías de alta velocidad que acortarán distancias en la mayoría de las principales rutas de larga distancia.

La alta velocidad en España pretende emular la red radial del sistema de autopistas.El anterior programa de AVE aprobado antes de la crisis presupuestó 29.000 millones de euros que venían a sumarse a los 14.000 millones que ya se han invertido en determinadas líneas, bien en fase de ejecución, bien de planificación. Pero en 2011 el Ministerio de Fomento tuvo que poner los pies en el suelo y ajustar el programa a una versión más reducida.

Así, según fuentes de este ministerio, hubo que priorizar la entrada en servicio de las distintas líneas en función de tres parámetros: primero, por el grado de desarrollo de las obras; segundo, por el número de beneficiarios previstos, y tercero, por  los costes que supondría la suspensión de las actuaciones en marcha (indemnizaciones, devolución de fondos, ayudas comunitarias percibidas, etcétera).

24.000 millones menos

Los 29.000 millones se redujeron a 5.000 millones, destinados a completar y poner en servicio lo antes posible las líneas en un estado de ejecución más avanzado. En Adif explican que tres han sido los criterios de austeridad para reducir de forma tan abrupta el presupuesto, al menos en una primera fase: ausencia de soterramientos en los accesos a las ciudades, el redimensionamiento de estaciones y la aplicación de soluciones técnicas más adecuadas a las necesidades reales y actuales de los servicios.

Estos ajustes permitirán que el próximo año vayan inaugurándose nuevos tramos de altas prestaciones que se sumarán a las dos líneas abiertas este 2014, concretamente la de Albacete-Alicante y la de Barcelona-frontera francesa. Esta última ha sufrido problemas de inundaciones con las fuertes lluvias caídas en Cataluña el pasado mes de octubre.

<p>El mapa del Ave en España</p>

Corredor norte

Uno de los mayores impulsos  del nuevo plan de AVE lo está recibiendo el corredor norte, cuyo fin último es reducir los tiempos desde el centro con las principales poblaciones del Cantábrico mediante tres ramales: el gallego, que tiene su entrada por Orense, y el asturiano y el vasco, que correrán por la misma vía hasta Venta de Baños, donde se desvían. Y en los tres se avanzará el próximo año.

En la línea gallega se abrirá el tramo de Olmedo a Zamora, sumándose esta ciudad castellana a la red AVE y, ya en tierras gallegas, se enlazará Santiago de Compostela con Vigo en la red que se conoce como Eje Atlántico.

Las poblaciones asturianas de Gijón y Oviedo estarán una hora y 25 minutos más cerca de Madrid gracias a la finalización de dos obras importantes, la llegada de la línea hasta León y la apertura de uno de los dos túneles de la variante de Pajares. Así, los trenes con destino a Asturias permitirán que las ciudades de León y Palencia se integren en la red de ancho europeo (UIC).

El tercer ramal norte, el que va hacia el País Vasco, llegará este año hasta Burgos, la cuarta ciudad castellana que inaugurará estación de AVE en 2015. Solo quedan fuera de la red las castellanas Ávila, Salamanca y Soria. El tiempo de Madrid a las tres ciudades vascas se acortará en 36 minutos.

Extremadura

La línea extremeña arrancará este año, pues de momento no hay ningún tramo en servicio. A lo largo de 2015 se unirán las dos capitales de provincia, Badajoz y Cáceres entre ellas y con la capital de la comunidad, Mérida. Está última acortará el tiempo de recorrido con Madrid en una hora y cuarto, aunque deberá circular por vía convencional entre Madrid y Plasencia. Esta línea debía llegar hasta Lisboa, pero los portugueses no han querido afrontar el coste dado que la infraestructura no tiene carácter mixto para transportar pasajeros y mercancías.

Andalucía

La primera línea de AVE española, inaugurada en 1992 para la Expo de Sevilla, seguirá con su expansión, cuyo objetivo es unir las ocho capitales de provincia andaluzas por ancho europeo. En 2015, Cádiz quedará unida con Sevilla y Granada enlazará con la línea Córdoba-Málaga en Antequera. Esta última será la más beneficiada de las dos, pues ahorrará hora y media para llegar a Madrid.

Otra ciudad que contará con estación de AVE es la levantina Castellón, pues a lo largo del año próximo se abrirá el trayecto que la une con Valencia. Aunque esta inauguración permitirá acortar en media hora el trayecto de Castellón con Madrid, en realidad esta obra no pertenece a la línea levantina, que prácticamente está completada. El nuevo trayecto pertenece al corredor Mediterráneo, que  unirá la frontera francesa con Almería mediante ancho europeo y que facilitará el transporte de pasajeros pero también de mercancías.

De momento, está en servicio el tramo de la frontera francesa con Tarragona y parcialmente esta ciudad con Castellón. Este año se pondrán en marcha dos nuevos tramos. Primero, el ya mencionado de Valencia con Castellón, pero también se abrirá el tramo que une Monforte del Cid (Alicante) con Murcia, uniendo esta ciudad a la red de alta velocidad, permitiendo unirla con Madrid en una hora y 48 minutos menos que actualmente, el mayor ahorro de tiempo de las ciudades que estrenan AVE este año.

Sin nuevos trenes

El fin es que siga subiendo el número de viajeros que usan las líneas AVE en España.  Fuentes de Renfe declaran que entre enero y agosto ha aumentado un 21% respecto al mismo periodo del pasado año y el objetivo es terminar 2014 con 28 millones transportados, frente a los 25,6 del pasado año.

Actualmente el operador ferroviario estatal cuenta con 229 convoyes capaces de circular por las líneas de ancho europeo. Estas mismas fuentes declaran que no es preciso adquirir más material rodante para cubrir los nuevos 1.000 kilómetros, pues se usarán los ya existentes, aunque prefieren no desvelar, por motivos estratégicos, qué unidades se asignarán a cada ruta.

En cualquier caso, el AVE  continuará. Todavía quedan por completar las líneas del norte, la del Mediterráneo, la extremeña, la que unirá Madrid y Jaén y otras menores.

Trenes capaces de ir por las vías ave

Bajo un mismo nombre comercial, Renfe incluye distintos modelos que pueden recorrer las vías de ancho internacional (UIC) sobre las que circula la alta velocidad

  • Alvia: Trenes preparados para circular por vías AVE y convencionales. Renfe tiene 72  unidades para diversos trayectos. No todos se llaman Alvia, también se los conoce por otros nombres. Hay tres modelos: la Serie 130, la más numerosa, la S120 y la 730, modificación de la anterior.
  • Avant: Trenes que aunque circulan por líneas AVE hacen medias distancias. Renfe cuenta con 61 unidades, de las que 33 solo pueden ir por ancho europeo y 28 lo hacen indistintamente por UIC y convencional. Hay tres modelos en funcionamiento: la Serie 104, la S114 y la S121.
  • AVE: Son modelos usados por Renfe para las largas distancias que transcurren íntegramente por las líneas AVE, sin capacidad para ir por vías convencionales. Cuenta con 96 unidades en la actualidad de la Serie 100 (la primera, de 1992), la S102/112 y la S103 de Siemens.