Víctor Ullate Roche
Víctor Ullate Roche ARCHIVO

Bailarín, maestro y coreógrafo, Víctor Ullate Roche, referencia de la danza española y director del Conservatorio de Danza y Centro de Artes Escénicas Scaena Víctor Ullate Roche, habla sobre la situación de la danza en España y cómo los grandes talentos acaban por tener que emigrar. Tamara Rojo, Goyo Montero o Nacho Duato son sólo unos ejemplos de los excepcionales bailarines que nuestras tierras han dado y que sólo fuera han hallado el verdadero trampolín. 

Hay bailarines españoles en las mejores compañías del mundo, pero en España solo se valora lo de fuera¿Cuál es su experiencia personal como bailarín en España?
No ha sido mala; he tenido la capacidad y preparación de compaginar  las tres disciplinas artísticas: la danza, el canto y la interpretación. Si me hubiera dedicado tan solo a la danza, y más en mi estilo, habría tenido que emigrar seguramente.

Como maestro, ¿qué siente cuando ve que sus bailarines tienen que marcharse fuera?
Me da mucha tristeza ver que nuestros talentos se van fuera. Es una carrera corta y me entristece pensar que podríamos disfrutar de su arte y crear con ellos referentes para las nuevas generaciones.

¿Podría hacer un análisis de la situación de la danza en nuestro país y cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan?
Tenemos una gran escuela que, junto con el carácter latino que nos caracteriza, hacen una combinación irresistible para la danza mundial. Si te paras a pensar hay  bailarines españoles en las mejores compañías de todo el mundo.  Pero en España solo se valora lo de fuera. Se contratan compañías extranjeras y se invierte demasiado dinero para que las disfruten unos pocos. Si ese dinero estuviera mejor gestionado podríamos disfrutar de compañías nacionales.

¿A qué atribuye el poco valor que se le da en nuestro país?
Ese es otro de los problemas: el poco valor que se le da. La cultura en muchos casos no da beneficios, pero es un bien cultural que todos tenemos derecho a disfrutar. La riqueza de un país se basa no solo de un valor económico, sino en cubrir las necesidades de los ciudadanos que la integran.  Si se hiciera una estrategia desde el sistema educativo, estoy seguro que si sería rentable a la larga. Tienen que cambiar muchas cosas en este país

Hay pocas compañías y las que hay lo están pasando mal ¿Recomendaría a un bailarían quedarse?
Hoy por hoy, si tiene el talento y la preparación necesaria, no. Le diría que probase fuera, que seguramente reconocerían más su labor. La danza, por suerte, es un lenguaje universal y, si de verdad tienes la necesidad de expresar con tu cuerpo, cualquier destino será bienvenido.

¿Ha habido algún momento 'bueno' para la danza aquí?
Provengo de una familia de bailarines y, desde siempre, a este sector le ha faltado apoyo institucional. Hay pocas compañías y las que hay lo están pasando mal para sobrevivir.

¿Qué bailarines de la escuela están ahora fuera?
Los más recientes: Jon Vallejo, que es bailarín solista de la Opera de Dresden, en Alemania; y Saioa López Briones, que está en Nueva York.