El Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía ha instado al Consejo de Gobierno a informar sobre la cantidad de dinero reintegrado, procedente de la beca educativa Andalucía Segunda Oportunidad, de aquellos alumnos que no han aprobado todas las asignaturas y han tenido que devolverla.

En una pregunta escrita, consultada por Europa Press y suscrita por los parlamentarios María Francisca Carazo y Rafael Salas, también se insta al Ejecutivo autonómico a informar sobre el espectro de alumnado al que esta situación afecta desde que se empezó a conceder la beca.

Estas ayudas han saltado a la actualidad después de que el consejero de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, haya admitido que la beca, dirigida a facilitar la reincorporación de las personas jóvenes al sistema educativo para obtener una titulación de Educación Secundaria, "no está funcionando bien".

Esta afirmación obedece a los datos de la beca, que en su última convocatoria han vuelto a quedar por debajo del potencial ofrecido. Así, según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería, existen 300 beneficiarios de una ayuda para la que se partía de 1.000 becas en la convocatoria del presente curso 2014-15, lo que ha llevado al consejero a reconocer que "la demanda no ha sido la que hubiéramos deseado", pese a que "parece una buena idea recuperar a esos jóvenes".

La beca está específicamente orientada al sector de población afectado por el denominado abandono educativo temprano y tiene como finalidad facilitar la reincorporación al sistema educativo andaluz de los jóvenes de entre 18 y 24 años que abandonaron el sistema educativo sin obtener las titulaciones de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio, y que se encuentran en situación de desempleo, dotando a este alumnado de los medios económicos necesarios para hacer frente a la ausencia de ingresos como consecuencia de su dedicación al estudio.

Principalmente, se busca beneficiar a aquellos alumnos que, en tiempos de desarrollismo económico, se marcharon de las aulas porque encontraban un empleo remunerado, "a veces por encima de su propia capacidad", sin la formación necesaria y llegando a un campo de acción "que tampoco les especializaba". Por ello, recuerda Alonso, "cuando viene la crisis y el paro nos encontramos con jóvenes que no tuvieron la formación necesaria para enfrentarse a un mercado laboral más difícil y selectivo".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.