El Ayuntamiento de Pamplona y Volkswagen Navarra han renovado el convenio que permite al Consistorio utilizar el Parque Polo para clases de educación vial a escolares, a través del Grupo de Educación Vial de Policía Municipal.

Ese convenio prevé, además, el uso del parque para actividades municipales dos días más al año, así como la implicación de agentes de Policía Municipal en las clases que se imparten en Parque Polo.

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y LA secretaria de la Fundación Parque Polo y directora de Recursos Humanos del Volkswagen, Susanne Dellit, han ratificado el texto del convenio para 2014 que supone, además, una subvención municipal de 18.450 euros para esta instalación.

El curso pasado el Grupo de Educación Vial de Policía Municipal, formado por 4 agentes, un cabo y un subinspector, realizó en Parque Polo 83 actividades, contenido que llegó en total hasta 3.415 alumnos pamploneses a través de más de 1.000 horas lectivas. Sumando el conjunto de estudiantes de toda Navarra, el pasado curso por Parque Polo pasaron más de 8.300 alumnos.

El circuito de programas que recoge dos grandes bloques por edades: uno formado por alumnos del último curso de Infantil (5 años) y 1º y 2º de Primaria y otro formado por niños y jóvenes de los otros cuatro cursos de Primaria y hasta 4ª de la ESO.

Además de formación teórica en las aulas, el programa consiste en distintas actividades divididas por edades: desde realizar manualidades sobre tráfico como señales con plastilina, a realizar practicas en circuitos de ciclomotores acompañados por agentes o como trabajar en talleres o yincanas sobre los distintos roles conductor-viajero-ciclista o peatón.

Hace 15 años que la Policía Municipal utiliza esta instalación de la empresa automovilística para difundir sus mensajes respecto de la conducción y del comportamiento de peatones y ciclistas. El Parque Polo fue fundado en 1999 por Volkswagen Navarra y Caja de Ahorros de Navarra, con la colaboración del Ayuntamiento de Pamplona, Gobierno de Navarra, Instituto Mapfre y Jefatura de Tráfico, desde el primer momento orientado a la mejora de la Educación Vial.

Ocupa una superficie de 20.230 m2, con tres zonas básicas: el edificio de acogida y comedor, donde se imparten también las clases teóricas; el circuito de educación vial, para alumnos de 8 a 14 años; y la zona de educación infantil y primer ciclo de Educación Primaria. En estas zonas se ubican los circuitos de karts, bicicletas y ciclomotores, donde los chavales aprenden a manejarse entre normas de circulación, tanto como peatones como conductores.

Consulta aquí más noticias de Navarra.