El pleno de la Diputación de Sevilla, reunido este jueves en sesión ordinaria, ha aprobado una modificación presupuestaria gracias a la cual cuatro millones de euros son reconducidos para subvencionar a los ayuntamientos los costes añadidos de las contrataciones eventuales del decreto autonómico de empleo joven, toda vez que más de 26 millones de euros son finalmente destinados a la amortización de deudas bancarias.

La primera parte de la modificación presupuestaria responde al decreto Ley aprobado el 29 de abril por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, sobre medidas urgentes para combatir el alarmante paro juvenil. El eje principal de estas actuaciones es la denominada Iniciativa de Cooperación Social y Comunitaria para el Impulso del Empleo Joven, que destina 173,9 millones de euros, —40,1 millones para la provincia de Sevilla y la mayoría de ellos procedentes de fondos europeos—, para que a lo largo de 2014 y 2015, los ayuntamientos promuevan contrataciones de seis meses de duración entre jóvenes desempleados de entre 18 y 29 años.

Para apoyar estas contrataciones eventuales, esta modificación presupuestaria de la Diputación pone sobre la mesa una línea de subvenciones para que los ayuntamientos hagan frente a los gastos añadidos de tales contrataciones en concepto de "herramientas, equipamientos o materiales", en función de su población y número de parados. Así, los municipios de menos de 20.000 habitantes recibirán ayudas por valor de 2,4 millones de euros, el 60 por ciento del total, los de entre 20.000 y 50.000 habitantes un millón de euros y Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y Utrera 600.000 euros.

Igualmente, la modificación presupuestaria contempla otras cuantías menores, como es el caso de 166.667 euros en concepto de "aportación excepcional" al Consorcio Metropolitano de Transportes del Área de Sevilla, participado por la Junta, la Diputación y 45 municipios, y marcado por las dificultades financieras.

Además, y especialmente, esta modificación presupuestaria implica un libramiento de unos 26,25 millones de euros para amortizar deudas bancarias. Y es que al margen de sus presupuestos anuales, la Intervención General de la Diputación, según el Gobierno provincial socialista, reconoce para 2014 unos 109 millones de euros como cuantía susceptible de ser empleada expresamente en "inversiones financieramente sostenibles o el pago de deudas", pues las administraciones están sujetas a las restricciones de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

El destino del dinero

De estos 109 millones de euros, la Diputación destinó unos 18,6 millones a satisfacer "obligaciones" pendientes, mientras entre los 90,4 millones de euros restantes figuraban los 39,3 millones de euros procedentes de la liquidación del ejercicio presupuestario 2012 de la Diputación y los 25 millones de euros derivados de la liquidación del ejercicio 2013. Estos montantes, como es sabido, fueron consignados para los planes de inversión 'Supera'. Los 26 millones de euros ahora restantes, finalmente, son destinados a amortizar deudas bancarias.

A la hora del debate plenario, todos los grupos han apoyado la idea de respaldar con cuatro millones de euros las contrataciones eventuales que afrontan los ayuntamientos en el marco del decreto autonómico de empleo joven, especialmente el PP. No obstante, las fuerzas de oposición, sobre todo el PA e IU-CA, han criticado intensamente que "casi 27 millones de euros" sean directamente destinados a amortizar deudas cuando al menos parte de ese dinero podría ser dirigido a "crear riqueza y empleo". "Hay muchas familias que siguen pasándolo mal", decía el portavoz andalucista, Alberto Mercado.

Engracia Rivera, por IU-CA, criticaba en ese sentido que a la hora de administrar este dinero, la Diputación no haya "arañado" los techos de gasto estipulados en materia de inversiones, alegando que habría sido posible destinar a inversiones y actuaciones unos siete de los 26,25 millones de euros dedicados finalmente a la amortización de deudas bancarias. "Más papistas que el Papa. Les ponen un límite y no lo alcanzan", ha dicho respecto a la capacidad inversora de la institución. Los socialistas, finalmente, han defendido la operación recordando que sobre todo, es necesario "velar por la viabilidad" de las cuentas.

A la hora de las votaciones, finalmente, PSOE y PP han apoyado tanto la modificación presupuestaria como el destino de amortización de deudas de los citados 26,25 millones de euros, mientras el PA se ha abstenido en ambos casos e IU-CA se ha abstenido en la modificación presupuestaria y se ha opuesto al fin decidido para los mencionados 26,25 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.